Guadalajara, Jalisco

Miércoles, 16 de Agosto de 2017

Actualizado: Hoy 22:48 hrs

21°

Síguenos:

La delgada línea entre ser bueno o malo

Editorial Océano comparte un fragmento del más reciente libro de Don Winslow con los lectores de EL INFORMADOR

Los detalles trágicos de esta novela la hacen una de las mejores en su género, según la crítica. EFE /

  • Malone y la Unidad Especial no eran polis como los demás

Editorial Océano comparte un fragmento del más reciente libro de Don Winslow con los lectores de EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO (13/AGO/2017).-

El último hombre de la Tierra al que uno imaginaría confinado en el Centro Correccional Metropolitano de Park Row era Denny Malone.

De hecho, los neoyorquinos habrían apostado que verían entre rejas al alcalde, al presidente de Estados Unidos o al Papa antes que al agente Dennis John Malone.

Héroe de la policía.

Hijo de héroe de la policía.

Un sargento veterano de la unidad de élite más importante del Departamento de Policía de Nueva York.

La Unidad Especial de Manhattan Norte.

Y, sobre todo, un hombre que sabe dónde están escondidos todos los trapos sucios, porque la mitad de ellos los enterró él mismo.

Malone, Russo, Billy O, Big Monty y el resto hicieron de sus calles (y eran suyas, pues las gobernaban como si fueran reyes) un lugar seguro para los que intentaban ganarse la vida decente mente. Convertirlas en un lugar seguro era su trabajo y su pasión, y si eso significaba saltarse las normas a veces, pues lo hacían.

Los ciudadanos no son conscientes de lo que hay que hacer para mantenerlos a salvo, y mejor que sea así.

Tal vez crean que quieren saberlo, tal vez digan que quieren saberlo, pero no.

Malone y la Unidad Especial no eran polis como los demás. Había treinta y ocho mil agentes de uniforme, pero Denny Malone y sus hombres eran el uno por ciento del uno por ciento del uno por ciento: los más listos, los más duros, los más rápidos, los más valientes, los mejores, los más canallas.

La Unidad Especial de Manhattan Norte.

La Unidad surcaba la ciudad como un viento frío, penetrante, rápido y violento, rastreando calles y callejuelas, patios de recreo, parques y edificios de viviendas sociales, llevándose la basura y la mugre, una tormenta depredadora que arrastraba a los carroñeros.

Un vendaval así se cuela por cualquier grieta, en las escaleras de los bloques de viviendas sociales, en los laboratorios de heroína, en las trastiendas de los clubes sociales, en los apartamentos para los nuevos ricos y los viejos áticos de lujo. Desde Columbus Circle hasta el puente Henry Hudson, desde Riverside Park hasta el río Harlem, subiendo hasta Broadway y Amsterdam, bajando hasta Lenox y Saint Nicholas, en las calles numeradas que recorrían todo el Upper West Side, Harlem, Washington Heights e Inwood, si había algún secreto que La Unidad no conociera era porque nadie lo había susurrado aún, porque nadie lo había pensado siquiera.

Negocios de drogas y armas, tráfico de personas y propiedades, violaciones, robos y agresiones, delitos tramados en inglés, español, francés o ruso ante platos de coles, pollo asado, cerdo con especias o pasta marinara, o durante carísimas comidas servidas en restaurantes de cinco tenedores en una ciudad hecha de pecado y con ánimo de lucro.

La Unidad iba a por todos ellos, pero sobre todo a por las armas y las drogas, porque las armas matan y las drogas incitan a matar.

Ahora Malone está entre rejas y el viento ha amainado, pero todo el mundo sabe que esto es el ojo del huracán, un momento de calma antes de que llegue lo peor. ¿Denny Malone en manos de los federales? ¿Ni Asuntos Internos ni los fiscales del estado, sino los federales, donde nadie en la ciudad pueda tocarlo?

Todo el mundo está agazapado, cagado de miedo a la espera del golpe, del tsunami, porque, con lo que sabe Malone, podría llevarse por delante a inspectores y jefes de policía, incluso al comisario. Podría cargarse a fiscales y jueces. Joder, hasta podría servir al alcalde y a los federales en la proverbial bandeja de plata, acompañados al menos de un congresista y un par de multimillonarios del sector inmobiliario como aperitivo.

Así que, cuando se corrió la voz de que Malone se encontraba en el CCM, quienes estaban en el ojo del huracán se asustaron, se asustaron de veras, y empezaron a buscar cobijo incluso en plena calma, aun sabiendo que no existen muros lo bastante altos ni sótanos lo bastante profundos -no los hay en la comisaría central, no los hay en el edificio del Juzgado de lo Penal, no los hay siquiera en Gracie Mansion ni en los palacios que albergan los áticos de la Quinta Avenida y Central Park Sur- que los protejan de todo lo que Denny Malone tiene en la cabeza.

Si Malone quiere arrasar la ciudad entera, puede hacerlo.

Porque, en realidad, nadie ha estado a salvo de Malone y los suyos.

Sus hombres copaban titulares en el Daily News, el Post, los canales 7, 4 y 2, y los noticiarios de las once. Los reconocían por la calle, el alcalde se sabía sus nombres, tenían entradas gratis en el Garden, en el Meadowlands, en el Yankee Stadium y en el Shea, y podían entrar en cualquier restaurante, bar o discoteca de la ciudad y ser tratados como reyes.

Y, en ese grupo de machos alfa, Denny Malone es el líder indiscutible.

Cuando entra en una casa, los agentes de uniforme y los novatos se lo quedan mirando, los tenientes asienten e incluso los capitanes saben que no deben cruzarse en su camino.

Se ha ganado su respeto.

Entre otras cosas (Mierda, ¿queréis que hablemos de los robos que ha frustrado, del balazo que recibió, del niño al que salvó de un secuestro? ¿De las redadas, las detenciones y las condenas?), Malone y su equipo llevaron a cabo la mayor operación antidroga de la historia de Nueva York.

Cincuenta kilos de heroína.

Y el dominicano que la vendía está muerto.

Y un héroe de la policía también. El equipo de Malone enterró a su compañero -gaitas, bandera doblada, crespones negros en las placas- y volvió directo al trabajo, porque los camellos, las bandas, los ladrones, los violadores y los mafiosos no descansan para llorar la muerte de nadie. Si quieres que tus calles sean seguras, tienes que salir de día, de noche, los fines de semana y en vacaciones, cuando sea necesario. Tu mujer ya sabía dónde se metía cuando se casó contigo y tus hijos acaban por entender que papá trabaja encerrando a los malos.

Fragmento del libro “Corrupción policial” de Don Winslow publicado por RBA, y distribuido en México por Editorial OCÉANO.


CRÉDITOS: EL INFORMADOR / JAG Ago-13 01:44 hrs

:: Multimedia

Videos
Kim Jong-un examina plan de ataque cerca de Guam

PYONGYANG, COREA DEL NORTE (15/AGO/2017).- El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha examinado los planes para bombardear con misiles las cercanías de la isla de Guam y ha decidido "observar un poco más" la conducta de Estados Unidos antes de emprender la ofensiva. EFE

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
El mundo en imágenes del 15 de agosto del 2017

El mundo en imágenes del 15 de agosto del 2017

Caída de árbol provoca tragedia en festividad de Portugal

Caída de árbol provoca tragedia en festividad de Portugal

Neymar patea desde 'Silla Rota' en mensaje de inclusión

Neymar patea desde 'Silla Rota' en mensaje de inclusión

'Sincretismo', de 5.2 MDP, nueva escultura de Guadalajara

'Sincretismo', de 5.2 MDP, nueva escultura de Guadalajara

Fieles de la Luz del Mundo conmemoran la Santa Cena

Fieles de la Luz del Mundo conmemoran la Santa Cena

Cristiano Ronaldo, 15 años en el futbol profesional

Cristiano Ronaldo, 15 años en el futbol profesional

Más de 300 muertos dejan inundaciones en Sierra Leona

Más de 300 muertos dejan inundaciones en Sierra Leona

El mundo en imágenes del 14 de agosto del 2017

El mundo en imágenes del 14 de agosto del 2017

Trabajadores de Ciudad Juárez, inquietos por futuro el TLCAN

Trabajadores de Ciudad Juárez, inquietos por futuro el TLCAN

Periodista sueca desaparece tras reportaje de submarino

Periodista sueca desaparece tras reportaje de submarino

Las Bellezas de la jornada 4 A2017

Las Bellezas de la jornada 4 A2017

Así llegan a los Teen Choice Awards

Así llegan a los Teen Choice Awards

El mundo en imágenes del 13 de agosto del 2017

El mundo en imágenes del 13 de agosto del 2017

Lupita González logra plata en Mundial de Atletismo

Lupita González logra plata en Mundial de Atletismo

Mueren 70 niños en hospital de India

Mueren 70 niños en hospital de India

La última y dolorosa carrera de Usain Bolt

La última y dolorosa carrera de Usain Bolt

Se registran disturbios supremacistas en Charlottesville

Se registran disturbios supremacistas en Charlottesville

El mundo en imágenes del 12 de agosto del 2017

El mundo en imágenes del 12 de agosto del 2017

Caídas a la orden del día en el Mundial de atletismo

Caídas a la orden del día en el Mundial de atletismo

Choque de trenes en Egipto deja más de 30 muertos

Choque de trenes en Egipto deja más de 30 muertos

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Síguenos en redes sociales