Guadalajara, Jalisco

Jueves, 29 de Junio de 2017

Actualizado: Hoy 11:06 hrs

21°

Síguenos:

Cuando salen a flote los Panama Papers

Penguin Random House comparte un fragmento del más reciente libro de Rita Vásquez y Scott Bronstein con los lectores de EL INFORMADOR

'SOCIEDADES PELIGROSAS'. Pone al desnudo una trama que enredó a todo el mundo. ESPECIAL / Penguin Random House

  • La amenaza implícita de Mossack no era algo que se pudiese tomar con ligereza

Penguin Random House comparte un fragmento del más reciente libro de Rita Vásquez y Scott Bronstein con los lectores de EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO (18/JUN/2017).-

Capítulo 1

 

Una visita intimidatoria

 

“Una visita intimidatoria Jürgen Mossack atravesó las pesadas puertas negras de metal que rodean las oficinas de La Prensa, el principal periódico en la República de Panamá; pasó por el detector de metales que se encuentra en el vestíbulo y subió las escaleras que lo llevaron a la sala de juntas. En su recorrido tropezó con fotografías históricas de un país que lo adoptó en sus primeros años de vida, imágenes que cuentan episodios de la historia patria y de los inicios del diario durante la dictadura militar.

Mossack, uno de los abogados más poderosos del país, iba acompañado por dos de los principales miembros de su bufete; acudía al periódico para una reunión “fuera de registro” solicitada con antelación durante esa misma semana por su socio, Ramón Fonseca. Al igual que en los días de la dictadura, cuando los secuaces de Noriega asistían con regularidad para acosar al personal del periódico y censurar lo que se pretendía publicar, Mossack acudía para, tal vez de una forma más elegante, intimidar al periódico con la finalidad de lograr que se dejase de investigar a su firma.

El día anterior, 15 marzo de 2016, su oficina había sido rodeada por seis equipos internacionales de televisión, causando un gran revuelo en Panamá; con lo que no contaron fue con que los pacientes y empleados de la clínica que se encuentra en la planta baja del edificio donde se ubica la firma publicaran en las redes sociales imágenes de la aglomeración. Sin duda todo el alboroto causó inquietud entre los abogados panameños, y las especulaciones no se hicieron esperar: “Hay una investigación muy grande con la gente de Mossack…”; “Seguro tiene que ver con la investigación de Lava Jato en Brasil”, nos comentaron algunos de nuestros conocidos más cercanos. Lo que hasta entonces se ignoraba era que los periodistas internacionales apostados en la puerta de entrada de Mossack Fonseca formaban parte de la colaboración periodística más grande de la historia, liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, conocido como ICIJ.

Un año antes, en febrero de 2015, el ICIJ había sido contactado por periodistas del Süddeutsche Zeitung, un periódico alemán con sede en Múnich, a quienes les fue filtrada la base de datos completa de la firma; la filtración sin precedentes contenía información desde el año de 1977. Jürgen Mossack no tenía un real conocimiento de la magnitud de la investigación de que era objeto cuando entró a las oficinas de La Prensa, lo único de lo que creía estar seguro era de que el diario tenía algo que ver con los eventos del día anterior, y aunque no podía controlar lo que los medios internacionales informaran sobre su bufete, podía tratar de mantener sometidos a los medios locales.

Ya en la sala de juntas, fueron recibidos por Luis Navarro, presidente de la junta directiva de la corporación; Rolando Rodríguez, director asociado y jefe de la unidad investigativa, y Lourdes de Obaldía, directora de La Prensa. Mossack entró con el aire de superioridad que sólo tienen aquellos acostumbrados a salirse con la suya, lo cual no era de sorprender: el alcance de las operaciones de su bufete pasó de unas modestas oficinas en la ciudad de Panamá a tener presencia en los paraísos fiscales más exóticos del mundo. Entre sus clientes figuraban importantes miembros del jet set internacional, multimillonarios, jefes de Estado, y alguna que otra celebridad del cine y del deporte.

Sin embargo, la reunión prosiguió sin mayor conflicto. Mossack y su equipo expresaron sus ideas y justificaron su negocio, y los directivos del periódico escucharon e hicieron preguntas cuando lo consideraron apropiado. Lejos estaba Mossack de conocer que sus interlocutores conocían perfectamente su pasado, que había nacido en Alemania y era hijo de un ex oficial nazi de las SS; salió de Europa en los años siguientes al final de la Segunda Guerra Mundial y llegó a Panamá, donde no sólo encontró un nuevo país sino una nueva identidad.

Las publicaciones hechas por La Prensa -que por esos días había dado a conocer dos noticias sobre la firma, una que guardaba relación con su hasta entonces supuesta implicación en el caso Lava Jato en Brasil, y la otra con la compra de inmuebles en España a través de sociedades anónimas fantasma- eran un error, alegaba, un esfuerzo de intereses foráneos por hacerle daño a la reputación de su bufete y al país. “No hemos hecho nada malo. De tantas sociedades que hemos vendido, puede ser que algunas terminen en manos de personas que han cometido delitos, como es el caso del dictador sirio Bashar al Ásad. Sin embargo, en casos como ése, la firma no tiene ninguna responsabilidad, más bien es culpa de los intermediarios que abusan de los servicios ofertados por la firma”, era el argumento que el abogado había utilizado varias veces, y siempre le había funcionado; nunca antes la firma enfrentó ninguna investigación criminal en Panamá por su enlace con los escándalos internacionales que involucraran los servicios offshore que ellos habían proporcionado.

Como era de esperar, luego la conversación se tornó más siniestra. “Tenemos conocimiento de que existen periodistas pagados por intereses foráneos para investigar a nuestra firma”, dijo Mossack. “De hecho, sabemos que una periodista de La Prensa es quien está coordinando a los reporteros internacionales.” Finalmente procedió a describir a tal persona, dando la descripción exacta de Rita Vásquez, subdirectora del periódico. “Sabemos quién es ella”, concluyeron.

La amenaza implícita de Mossack no era algo que se pudiese tomar con ligereza. Tanto el periódico como los periodistas involucrados en el proyecto, que para ese entonces se conocía como Prometheus, sabíamos que las publicaciones tocarían las fibras más íntimas del sistema financiero panameño, pero además serían una acusación directa no sólo contra una de las firmas de abogados más grandes y pode rosas del país sino contra sus clientes, que además de los perfiles mencionados también incluían narcotraficantes, pedófilos, estafadores de arte, traficantes de armas y terroristas. Seguros estábamos de que ante la posibilidad de que sus vehículos financieros y cuentas bancarias quedaran expuestas ante el mundo entero, era realmente peligroso que en esta etapa los abogados de la firma, en especial, conocieran aunque fuera tan sólo un nombre o una cara detrás de esta investigación.

Por otro lado, la posibilidad de alguna medida cautelar por parte de la firma para impedir las publicaciones también era una amenaza. En Panamá la comunidad legal no es muy grande, la comprenden unos veinticuatro mil abogados y en la mayoría de los casos se conocen: es común que un juez o magistrado tenga “amigos cercanos” o familiares en la práctica privada, por lo que es un secreto a voces que muchos jueces hacen acuerdos económicos con abogados privados que buscan fallos beneficiosos para sus causas. Esta realidad estaba latente en nuestras mentes.

Pero Mossack tenía razón cuando refería que la mujer que describió, Rita, había trabajado con periodistas extranjeros. No obstante, estaba equivocado en cuanto a que ella recibiera algún tipo de pago.

A lo largo de la conversación con Mossack y su equipo, los directores de La Prensa sabían que mentía en relación con las actividades de su bufete; ya habían tenido acceso a un gran número de documentos que lo probaban. Durante los últimos seis meses, el equipo asignado a esta información había comenzado a revisar unos 11 millones de documentos internos de la firma compartidos por el icij con los medios participantes en la investigación periodística global, archivos que mostraron que con frecuencia en Mossack Fonseca tenían conocimiento exacto de que las actividades en las cuales se involucraban no eran éticas y algunas veces eran ilegales. Demostraban además que con frecuencia el bufete tomaba decisiones basándose en el tipo de comportamiento que tolerarían sus clientes y no basados en algún código legal o ético, sino en si podrían o no ser atrapados.

Mossack no tenía conocimiento de que la mujer que había descrito era además una abogada que trabajó en la industria offshore por casi una década, y que se había reunido en secreto con gente del medio, incluidos algunos abogados que trabajaron en Mossack Fonseca. Más importante aún era que Mossack no tenía ni idea de cuál era el alcance de la investigación: ésta no se limitaba a unos cuantos periodistas extranjeros, sino más bien a cuatrocientos periodistas de aproximadamente cien organizaciones de medios de comunicación. En menos de un mes Jürgen Mossack, quien hasta entonces siempre había vivido en la sombra, habría de convertirse en uno de los más famosos abogados del planeta; su nombre se volvería sinónimo de corrupción, tráfico de drogas y evasión de impuestos.

Sin embargo, luego de la reunión se fue convencido de que había logrado su propósito, y hasta invitó a los periodistas de La Prensa a conocer y a realizar un recorrido por sus oficinas para seguir explicando la naturaleza de su negocio”.

 

“Extracto del libro “Sociedades peligrosas” de Rita Vásquez y Scott Bronstein publicado en el sello Debate 2017. Cortesía otorgado bajo el permiso de Penguin Random House”.


CRÉDITOS: EL INFORMADOR / JAG Jun-18 08:18 hrs

:: Multimedia

Videos
Piloto rebelde venezolano pide renuncia de Maduro

CARACAS, VENEZUELA (28/JUN/2017).- Óscar Pérez, el piloto que habría conducido el helicóptero que presuntamente atacó la sede del Tribunal Supremo de Justicia venezolano, publicó varios videos en los que asegura formar parte de una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra del gobierno de Nicolás Maduro. EFE

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
El mundo en imágenes del 28 de junio del 2017

El mundo en imágenes del 28 de junio del 2017

Inundaciones afectan más de 90 casas en Tonalá

Inundaciones afectan más de 90 casas en Tonalá

Albinos de Tanzania, víctimas de mutilaciones por su color

Albinos de Tanzania, víctimas de mutilaciones por su color

Los memes no tienen piedad de Cristiano Ronaldo

Los memes no tienen piedad de Cristiano Ronaldo

Javier Duarte va a nueva audiencia en Guatemala

Javier Duarte va a nueva audiencia en Guatemala

Las FARC dicen adiós a las armas en Colombia

Las FARC dicen adiós a las armas en Colombia

El mundo en imágenes del 27 de junio del 2017

El mundo en imágenes del 27 de junio del 2017

Grafiteros vandalizan Teatro Degollado y Museo Regional

Grafiteros vandalizan Teatro Degollado y Museo Regional

Pilas de basura se acumulan en Atenas por huelga

Pilas de basura se acumulan en Atenas por huelga

Buscan a desaparecidos en naufragio en Colombia

Buscan a desaparecidos en naufragio en Colombia

El mundo en imágenes del 26 de junio del 2017

El mundo en imágenes del 26 de junio del 2017

Desafían prohibición a marcha de orgullo gay en Turquía

Desafían prohibición a marcha de orgullo gay en Turquía

Vuelan por el balón en la Copa Confederaciones

Vuelan por el balón en la Copa Confederaciones

Camión urbano y tren chocan en carretera a El Salto

Camión urbano y tren chocan en carretera a El Salto

El mundo en imágenes del 25 de junio del 2017

El mundo en imágenes del 25 de junio del 2017

Comunidad LGBTTTI marcha por el respeto

Comunidad LGBTTTI marcha por el respeto

Así apoyan los fans en la Copa Confederaciones

Así apoyan los fans en la Copa Confederaciones

Estado Islámico destruye patrimonio icónico de Mosul

Estado Islámico destruye patrimonio icónico de Mosul

La fiesta arranca en Glastonbury 2017

La fiesta arranca en Glastonbury 2017

Hacen 'bebés' bajo pedido

Hacen 'bebés' bajo pedido

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Síguenos en redes sociales