Guadalajara, Jalisco

Martes, 19 de Septiembre de 2017

Actualizado: Hoy 19:20 hrs

29°

Síguenos:

Faltan 207 kilómetros para completar la red ciclista

En el contexto de la consulta para la ruta de Marcelino García Barragán, proyectan vías que realmente puedan animar a las personas a trasladarse al trabajo o la escuela

En sólo un año y medio Guadalajara podría convertirse en ejemplo a escala nacional en traslados en bicicleta. EL INFORMADOR / M. Vargas

  • Once tramos pendientes darían cohesión a los ya existentes

En el contexto de la consulta para la ruta de Marcelino García Barragán, proyectan vías que realmente puedan animar a las personas a trasladarse al trabajo o la escuela

GUADALAJARA, JALISCO (10/JUL/2017).- Guadalajara está a 207 kilómetros de ciclovías de contar con una red interconectada, que facilite el traslado para miles de usuarios de bicicletas por la metrópoli. El Programa de Vías Ciclistas (Provici), que proyecta el Instituto de Movilidad, tiene como meta reducir la intensidad del tráfico vehicular, disminuir las emisiones de ozono a la atmósfera y mejorar la salud y calidad de vida de los tapatíos.  

Actualmente hay 35 ciclovías en la ciudad. Algunas tienen mayor éxito que otras. Y para unirlas de manera inteligente se requieren 11 tramos de la red Provici. La buena noticia es que algunos de éstos, en las avenidas Marcelino García Barragán, Mariano Otero y Washington, ya comenzaron a construirse.

El plan y los estudios de flujos y destinos en función de la actividad económica de cada zona ya están en el papel, pero no la socialización. Y tras la experiencia con la ciclovía de Marcelino García Barragán, el director de Movilidad no Motorizada, Felipe Reyes, precisa que llegado el momento, la intervención por cada zona será atendida en lo particular.

La coordinación entre autoridades del Estado y los Ayuntamientos también será indispensable. “En los corredores secundarios de los polígonos Mi Bici (programa de renta de bicicletas), por ejemplo, nosotros trabajamos en el corredor de Avenida México, que llevamos hasta López Mateos. El Ayuntamiento de Guadalajara le está dando continuidad para llevarlo hasta Juan Palomar y Arias”.

La ciclovía de López Cotilla, que el jueves pasado inauguró el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, es otro ejemplo de coordinación.

“Provici responde a las necesidades de la población. Pero cada uno de los corredores requiere su proyecto específico que puede dar resultados muy diferentes. Por ejemplo, los corredores ciclistas en Periférico requieren una inversión muy alta por kilómetro porque necesitan desde armar un terraplén, generar una compactación del terreno y hacer una pavimentación específica para tener una vía ciclista completamente separada de vialidades”.

Independientemente del costo, las obras para ciclovías “se realizan rápido”, por lo que “estimaría que en año y medio se puede generar una diferencia significativa en la manera en que los tapatíos viven la ciudad, y les generas alternativas para desplazarse”.

Guadalajara, a 700 MDP de ser ejemplo nacional

Guadalajara tiene un flujo de ciclistas en crecimiento. El Instituto de Movilidad registra en promedio 290 mil viajes en bicicleta al día en la ciudad. Y de continuar apostando por la construcción de vías para medios de transporte no motorizados, en sólo un año y medio Guadalajara podría convertirse en ejemplo a escala nacional en traslados en bicicleta.

Felipe Reyes expone que el cálculo más reciente para consolidar una red ciclista en la metrópoli cuesta poco más de 700 millones de pesos. Esto, considerando que se trata de vías útiles interconectadas y que, de acuerdo con los resultados de sus estudios de campo, realmente funcionarán para que tanto trabajadores como estudiantes puedan desplazarse a sus respectivos destinos.

Construir un kilómetro de ciclovía puede ir desde los 300 mil hasta los siete millones de pesos. Por eso la cifra es cercana a la realidad.

“También es importante generar atractores con el sistema de bici pública (MiBici) que favorece la intermodalidad y permite que personas que viven a mayores distancias se desplacen en transporte colectivo y puedan interactuar”.

Provici, el Programa de Vías Ciclistas, proyecta 200 kilómetros adicionales de ciclovías para lograr esa interconexión. Cada una, además, con un análisis específico de habitantes, viviendas, empleos y flujo. La idea, dice el funcionario, es que además de estar bien construidas, las vías ciclistas sean realmente aprovechadas por los usuarios a fin de comenzar a cambiar la lógica de una ciudad atiborrada de autos y desplazamientos lentos.

En su opinión, además de una asignación presupuestal importante, hay dos factores que llevarán a Guadalajara a destacar a escala global en la materia: coordinación entre Gobiernos y socialización. Pero la meta última, concluye, no queda sólo en los 200 kilómetros pendientes de ciclovías, sino que éstos estén tan bien hechos que garanticen seguridad para que la comunidad de viajes en bici desde el hogar hasta el trabajo o la escuela crezca.

“No se trata de hacerlos y que luego sean abandonados o que no conecten a nadie, que estén hechos por el camellón, que sean muy imprácticos de utilizar o que sean aéreas y no conecten con destinos urbanos”.

CLAVES

Factibilidad

• Dadas sus condiciones topográficas, Guadalajara es una ciudad apta para el desplazamiento en bicicletas. Además, el 65% de la población (según datos del Inegi) tiene menos de 35 años, lo que físicamente abona al desarrollo del hábito en el uso de la bicicleta.­

• Las organizaciones sociales en pro del uso de la bicicleta tienen una particularidad: su persistencia. Esto ha logrado que las vías para ciclistas se hayan colocado en el foco de las autoridades, por lo que ahora crecen en cantidad y existen políticas públicas para favorecer aún más su desarrollo.

• Si el Programa de Vías Ciclistas recibe recursos, habría cerca de 250 kilómetros de vías para ese medio de transporte en la ciudad. Felipe Reyes, director de Movilidad no Motorizada, calcula que en sólo año y medio quedaría instalada la infraestructura necesaria.

LA VOZ DEL EXPERTO

“Están obligados a invertir”

Alejandro Mendo Gutiérrez (académico del Departamento de Hábitat y Desarrollo Urbano del ITESO).

Ya no hay vuelta atrás. La evolución de las ciudades va rumbo a un modelo que prioriza los traslados en medios de transporte no motorizados. Y allí es a donde las futuras administraciones están obligadas a apostar.

“Es, además, una demanda ciudadana. A Guadalajara aún le falta mucho para convertirse en una ciudad modelo como en Suecia o los Países Bajos, pero sí se están dando pasos muy razonables, positivos y bien orientados. A nivel latinoamericano, Guadalajara está marcando un buen rumbo”.

Por eso la apuesta de las autoridades en turno respecto a la movilidad multimodal es acertada, pues se acompaña con componentes como una Ley de Movilidad, un reglamento que permite la aplicación de esa ley, un manual de ciclista urbano y un plan maestro de movilidad no motorizada.

Así, al no estar improvisadas, las políticas públicas en la materia deben trascender y reforzarse con recursos. “Con esto se va avanzando en posicionar al área metropolitana como una urbe de vanguardia. Se está apostando por elevar la calidad de vida de la población en general, a través de construcción y equipamiento de infraestructura vial”.

Y para evitar conflictos sociales, como el que ocurrió con la ciclovía de Marcelino García Barragán, las autoridades deben priorizar la comunicación “directa y permanente con los vecinos inmediatos”, pues ellos deben ser los primeros beneficiados y no deben ver la infraestructura como invasiva.

“Hoy estamos, en lo general, en una comodidad centrada en uso de vehículo particular. Esa conformidad hay que irla desplazando por otro paradigma: cambiar de mentalidad para poner acento en una ciudad funcional a partir de nuevas capacidades de desplazamiento. Hay que reeducarnos como sociedad. La cuestión del medio ambiente sano juega un papel preponderante”.

CRÓNICA

‘Sí a la ciclovía’

Son las 07:45 de la mañana. Lucía y Javier son los primeros en llegar al módulo de votación instalado en la Preparatoria 4. Se abrazan mientras se cubren de la lluvia. Esperan 15 minutos y entran a la urna para emitir su voto por la continuidad de la ciclovía en la Avenida Marcelino García Barragán.

Carlos Emiliano es el primero de los niños. Entra a la casilla de la mano de su papá. Prefiere un sello y no una calcomanía para comprobar que ya ha emitido su opinión; sólo a los “grandes” les marcan el pulgar con tinta. Para él, la ciclovía es la mejor opción; a su edad no puede conducir un auto.

La lluvia persiste, y pese a ello la gente crece en cantidad. Grupos de amigos, parejas, mamás y papás acompañados de sus pequeños: los más emocionados por participar. La curiosidad por usar las urnas electrónicas es evidente en sus rostros. “¡Felicidades! votaste por primera vez, Romina”, dice un funcionario a una pequeña de seis años que no para de sonreír al ver su calcomanía.

“El voto es libre y secreto”, dicen algunas señoras, cuidando que nadie observe su elección.  Resaltan las familias enteras a bordo de sus bicicletas, desafiando en su arribo a la consulta misma.  Rafael Vega, por ejemplo, presume orgulloso la bici en la que lleva a su hijo a bordo de la parrilla. “Nos estamos ahogando. Ya no cabemos y esto es buenísimo para la salud”, señala Gabriela Gómez, su esposa.

Una pareja de más de 70 años llega al módulo. Ramón con su andadera; Juana de su brazo para ayudarlo a apoyar, mientras lee para él las instrucciones en la pantalla.

La jornada transcurre y no hay incidentes mayores que la interrumpan. Tres jóvenes se presentan como “observadores ciudadanos” sin acreditaciones oficiales, pero con calcas de apoyo a la vía ciclista. Son invitados a retirarse.

Tras 10 horas, la elección termina. Los resultados son recopilados y confirmados por el Instituto de Participación Ciudadana. El resultado oficial: más de 17 mil personas a favor de una movilidad incluyente para la ciudad.

NUMERALIA

8 mil

Los viajes en MiBici, el sistema de bicicleta pública de la ciudad, iniciaron con un promedio al día de tres mil viajes realizados. Hoy son ocho mil, lo que significa un incremento de casi el triple, en dos años y medio de su arranque.

1 mil 690

Previo a que se interrumpieran las obras de la ciclovía de Marcelino García Barragán, el Instituto de Movilidad realizó un estudio de flujo. Entonces, el resultado fue de 450 viajes en bicicleta al día sobre esa arteria. Antes de la pasada Semana Santa, el Instituto regresó. Los nuevos datos arrojan mil 690 viajes.

212 mil viajes al día en bicicleta había en la  metrópoli en 2009.

292 mil viajes al día en bicicleta hay en la metrópoli en este año.

Sigue: #DebateInformador

Ante el incremento en las ciclovías, ¿usted dejaría el auto para transitar en bicicleta por la ciudad?

Participa en Twitter en el debate del día @informador


CRÉDITOS: EL INFORMADOR / GSO Jul-10 04:32 hrs

:: Multimedia

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Síguenos en redes sociales