Guadalajara, Jalisco

Viernes, 28 de Noviembre de 2014

Actualizado: Hoy 02:22 hrs

San Nicolás de Bari, invocado por miles en busca de empleo

Síguenos en:

En la colonia Juan Manuel Vallarta de Zapopan se ubica el recinto en honor a San Nicolás de Bari. E. BARRERA

  • Templo en la colonia Juan Manuel Vallarta
  • Cuando el templo llega a su máxima capacidad, el jardín se convierte en parte de la nave central

GUADALAJARA, JALISCO (05/DIC/2010).- Se le conoce como protector del pueblo, al que se le invoca en el peligro, en el amor y en las dificultades económicas. Los niños lo identifican como Santa Claus. Con más de dos mil templos con su nombre en el mundo, San Nicolás de Bari o Myra, en el Oriente, es venerado por miles de cristianos católicos y ortodoxos. En México, uno de los recintos consagrados al santo se encuentra en la calle Cáncer 4190-A, en la zapopana colonia Juan Manuel Vallarta. Las misas más concurridas en el templo son las celebradas los lunes por la noche. Un indicador de la gran devoción al santo es que dos cuadras antes de llegar a su recinto religioso, las calles ya están cubiertas por todo tipo de autos; unos estacionados en las orillas de la avenida y otros que transitan lentamente mientras numerosa gente y vehículos enfrentan la odisea de encontrar lugar para dejar el vehículo.

A la iglesia la envuelve un jardín con poco pasto y unos cuantos árboles, que desde afuera y aún más de noche, ocultan la entrada y tapan la iluminación de la celebración. Esta escenografía les facilita el ingreso a los impuntuales, al posibilitar el entrar silenciosa y discretamente.

Cuando el templo llega a su máxima capacidad, el jardín se convierte en parte de la nave central, pero sin bancas; entonces, no les queda de otra que escuchar la misa de pie, recargados en un árbol o sentados en el pasto.

Al faltar cinco minutos para que empiece la misa, la mayoría de las personas llega acompañada, aunque muchos también vienen solos, puesto que no es una celebración familiar como la que se celebra los domingos. La misa del lunes en San Nicolás de Bari es dedicada a las peticiones de trabajo y a la mejora de la situación económica, y los feligreses lo saben.

En una esquina, cerca de la entrada, se encuentra parado un señor de entre 40 y 50 años de edad, con el pantalón un poco arrugado, como si hubiera estado sentado por mucho tiempo. Con gran indiferencia y cansancio, da un paso al frente, mira a su alrededor y al no encontrar lugar disponible, se acomoda recargándose contra la pared. Mientras espera que empiece la celebración, agacha la cabeza y cruza sus brazos, por lo que jala la manga de su camisa y esto permite que asome y brille la carátula de su lujoso reloj Cartier. Lo mira y lo talla con su camisa para limpiarlo.

A su lado izquierdo, sentado en las bancas, se encuentra otro feligrés de similar edad, con parecida desazón. Su pantalón de mezclilla está roto de una rodilla y usa calzado que un día fue negro, pero ahora se ve gris por lo desgastado. Se talla la frente con sus manos rasposas. Los uñas de los dedos son demasiado cortas y están manchadas de negro. Levanta la cabeza y suspira.

Son las ocho y el coro comienza la ceremonia con el cántico “Busca primero el reino de Dios”. Pero la gente continúa entrando y saliendo, unos contestan el celular, otros lo apagan, como si se tratara de un banco en quincena. Los creyentes aceleran sus movimientos, desesperados por encontrar lugar adentro o afuera. Preferiblemente sentados. Cuando aparece el  sacerdote, la multitud poco a poco empieza a guardar silencio y disminuye todo tipo de actividad, hasta permanecer en completo silencio.

Empieza la celebración y todos permanecen callados.

Concurrencia


Son más de cinco mil personas las que asisten cada lunes a la celebración, por lo que se percibe todo tipo de personas ahí congregadas. No sobresale ningún nivel económico ni social. Se puede observar desde una persona de clase baja hasta una de clase alta pasando por la clase media, todos motivados por la fe y reunidos con el mismo fin: cumplir con los tres lunes seguidos, atendiendo a esta misa como una ofrenda para, por ejemplo, encontrar trabajo, mantenerlo o simplemente agradecer porque en los tiempos actuales de crisis económica se cuenta con un empleo.

Dentro del recinto también se pueden distinguir varios tipos de personas sin llegar a tener un perfil común; desde un joven arquitecto que acaba de terminar su carrera y está en la búsqueda de un empleo digno, o la madre soltera que ya cuenta con un trabajo, pero viene a pedir por otro mejor, o el empresario exitoso al que le va muy bien y asiste a dar gracias. Llenos de fe y esperanza, concentran su atención en la celebración de la Eucaristía.

Muchos mantienen su mirada hacia el altar y otros miran hacia abajo. Sin embargo, no siempre ponen atención al Evangelio, algunos parecieran tener su mente en otro lugar o se encuentran distraídos por una preocupación, un pendiente o quizá están recapacitando en las decisiones que tomaron ese día. Sus rostros reflejan cansancio. No obstante, aquí todos son iguales, y aunque es fácil identificar al empresario y al obrero se da la imparcialidad.

Minutos antes de que casi termine la misa la gente se encuentra inquieta, pero no por la prisa de irse a sus casas, más bien como si se tratara de una ansiedad confortable al saber que las dulces delicias los esperan a la salida. Por ahora, antes de finalizar la ceremonia religiosa, dirigen a San Nicolás de Bari la última oración:

“¡Oh, bienaventurado San Nicolás de Bari!, a quien Dios ha glorificado con innumerables milagros manifestando su voluntad de que acudamos a ti en los momentos difíciles de nuestra vida, confiados en tu protección...”.

Después de la oración, el padre da la bendición final y los feligreses se retiran.

Luego de la misa y tras haber cumplido una vez más con el rito, las personas se dirigen al manjar del banquete que se instala en las afueras del templo. Entonces se topan con todo tipo antojos: empanadas, tacos, biónicos, papas fritas, salchipulpos, gorditas, elotes, enchiladas.  Amplia variedad para cenar. La forma perfecta para cerrar con el día y empezar con la semana. Y a esperar que San Nicolás de Bari cumpla con el milagro solicitado.

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / EHOG
Dic-05 07:09 hrs
IzquierdaDerecha
Trabajadores de Línea 3 realizan protesta

Trabajadores de Línea 3 realizan protesta

MiBici arranca el 1 de diciembre en Guadalajara

MiBici arranca el 1 de diciembre en Guadalajara

Organizaciones civiles repudian violencia de género

Organizaciones civiles repudian violencia de género

Tapatíos corren con sus mascotas en el Perrotón 2014

Tapatíos corren con sus mascotas en el Perrotón 2014

Aplican exámenes antidopaje a policías de Tonalá

Aplican exámenes antidopaje a policías de Tonalá

Volcán de Colima emite fuerte fumarola

Volcán de Colima emite fuerte fumarola

Jornada de protestas en el Centro tapatío por desaparecidos

Jornada de protestas en el Centro tapatío por desaparecidos

Llega a Guadalajara la brigada de Justicia para Ayotzinapa

Llega a Guadalajara la brigada de Justicia para Ayotzinapa

Muestran equipo constructivo para estaciones subterráneas del tren

Muestran equipo constructivo para estaciones subterráneas del tren

Conmemoran con desfile la Revolución Mexicana

Conmemoran con desfile la Revolución Mexicana

Niños deportistas protagonizan desfile en Zapopan

Niños deportistas protagonizan desfile en Zapopan

Mercado Pedro Ogazón, sin fecha de término

Mercado Pedro Ogazón, sin fecha de término

Tren parte en dos a camión de carga en Tlajomulco

Tren parte en dos a camión de carga en Tlajomulco

Comienzan obras en Mercado Corona

Comienzan obras en Mercado Corona

Iniciarán obras en la calle Tamiahua en Tlaquepaque

Iniciarán obras en la calle Tamiahua en Tlaquepaque

Camión se estrella afuera de escuela; muere una menor

Camión se estrella afuera de escuela; muere una menor

Comerciantes del Corona obstruyen circulación en el Centro

Comerciantes del Corona obstruyen circulación en el Centro

Tapatíos reclaman a Murillo Karam

Tapatíos reclaman a Murillo Karam

Pegan calcomanías contra la corrupción en Centro tapatío

Pegan calcomanías contra la corrupción en Centro tapatío

Se enfrentan agentes y secuestradores en El Salto

Se enfrentan agentes y secuestradores en El Salto