Guadalajara, Jalisco

Viernes, 24 de Marzo de 2017

Actualizado: Hoy 04:10 hrs

16°

Síguenos:

Tapatíos en la mansión Rockefeller

Residencia. La casa Kykuit está construida en un terreno de mil 380 hectáreas, ubicado a unos 50 kilómetros al norte de Manhattan. ESPECIAL /

  • Promoción cultural. Experiencias únicas en restauración de obras de arte

Alumnos de la ECRO han realizado estancias profesionales en la casa de verano de los millonarios filántropos estadounidenses, donde trabajaron en la conservación de las piezas de su extensa colección de arte

GUADALAJARA, JALISCO (27/MAY/2013).- Cuando Gabriela Mora e Iván Quintero ingresaron a la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO) —hace seis y cinco años, respectivamente— nunca se imaginaron que antes de egresar habrían intervenido esculturas de artistas como Pablo Picasso. Y así fue, gracias a la colaboración que surgió en 2011 entre la institución ubicada en el barrio Analco y la Rockefeller Brothers Fund.

Todo comenzó por iniciativa del escultor hondureño Arnaldo Ugarte, quien trabaja como técnico de conservación en la casa Kykuit, propiedad de una de las familias más ricas e influyentes de Estados Unidos.

En el terreno de mil 380 hectáreas ubicado en el estado de Nueva York, a unos 50 kilómetros al norte de Manhattan, hay además de varias construcciones y extensos jardines, una de las más importantes colecciones privadas de arte, con obras de Picasso, Andy Warhol, Marc Chagall, Alexander Calder, Alberto Giacometti, Henry Moore, David Smith, entre otros reconocidos artistas.

Con la intención de beneficiar a estudiantes latinoamericanos, Ugarte se propuso establecer contacto con escuelas de conservación de la región, e invitar a sus alumnos a realizar estancias profesionales en la finca de los Rockefeller. Encontró primero la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) de la Ciudad de México, y tiempo después la ECRO de Guadalajara, con la que se contactó a través de su director, Alejandro Canales Daroca.

La primera estudiante de la licenciatura en Restauración de Bienes Muebles de la ECRO en realizar una estadía de tres semanas, durante mayo de 2011, fue Gabriela Mora; al año siguiente le tocó a Diego Iván Quintero, y en los próximos días estará aterrizando allí Laura Hernández: todos ellos alumnos sobresalientes de sus respectivas generaciones, quienes fueron apoyados con los traslados aéreos por el Instituto Cultural Mexicano de Nueva York.  

Más de cien años de historia


En 1906, el fundador y presidente de la Standard Oil, John D. Rockefeller, y su único hijo, John Junior, comenzaron con la construcción de una casa de verano en un terreno elevado con vista panorámica al río Hudson. La mansión Kykuit, que en holandés significa “punto de observación”, fue construida en piedra con un estilo georgiano, y desde entonces fueron instaladas en sus jardines un conjunto de esculturas clásicas; entre ellas, una estatua de mármol de la diosa griega Afrodita.

Cuando murió el patriarca, en 1937, la propiedad pasó a manos de John Junior, que a su vez la heredó a sus cinco hijos varones. Entre ellos Nelson Rockefeller, quien además de haber sido gobernador del estado de Nueva York de 1959 a 1973, y vicepresidente de los Estados Unidos de 1974 a 1977, fue conocido por ser un destacado coleccionista de arte.

Las piezas de arte moderno que adquirió en vida se encuentran actualmente en esa propiedad: las esculturas distribuidas a lo largo y ancho de sus jardines —intercaladas con las de estilo clásico— y  los cuadros colgados en los dos niveles de sótanos de la casa Kykuit, ya que la decoración interior de la edificación principal de cuatro pisos, es acorde a la época en la que fue construida y aún conserva el mobiliario y los objetos de decoración originales. Entre ellos, muebles y tapices finos, piezas de cerámica china y europea, arte del siglo XIX y aparatos como teléfonos y telégrafos que, en su momento, eran lo más avanzado de la tecnología.

Buena parte de la hacienda conocida como Pocantico Hills, donde hay más de 70 casas, se convirtió en patrimonio de los Estados Unidos luego de la muerte de Nelson Rockefeller (1979), quien la cedió al National Trust for Historic Preservation (Fondo Nacional para la Preservación Nacional). Como resultado, la casa Kykuit y sus alrededores están abiertos a visitas guiadas del público desde 1994, mismas que están restringidas a los meses de verano y son operadas por la compañía Historic Hudson Valley.

Dichas visitas no incluyen las casas que todavía pertenecen y son habitadas por miembros de la familia Rockefeller, por ejemplo la Play House, a la que Iván Quintero le permitieron asomarse en un momento en que estaba desocupada, y con cuyas instalaciones quedó impresionado: una pista de boliche, dos canchas de tenis y dos albercas, una cancha de squash, gimnasio, cuarto de billar y numerosas habitaciones.  

El egresado de la ECRO contó que durante su estancia tuvo lugar en esa casa una fiesta familiar: “obviamente no nos pudimos acercar; siempre nos dijeron que fuéramos muy respetuosos de las zonas que habita la familia”; pero eso no les impidió escuchar la música y ver de lejos a las personas que iban llegando.

Conservación a la intemperie

La limpieza y conservación de algunas de las 90 esculturas emplazadas emplazadas en los jardines, fue el principal trabajo destinado a los estudiantes mexicanos. Particularmente las piezas de metal, a las que se aplicaron productos especiales para su protección en la intemperie.

Su localización representa el reto más importante desde el punto de vista de la conservación, explicó Gabriela Mora en entrevista telefónica desde San Luis Potosí (donde actualmente cursa la maestría en Geociencias Aplicadas). Sin embargo, el jardín era el lugar para el que las obras estaban destinadas cuando se adquirieron, y para Gabriela, fue particularmente interesante trabajar en una colección en la que el paisaje es tan importante como la pieza misma.  

“De muchas de estas piezas se hicieron reproducciones limitadas, y algunas están en el MoMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) o en otros museos”, contó Gaby, “pero es muy diferente la experiencia de verlas en una sala de museo —aunque tengan un excelente discurso museográfico— que verlas como parte de un paisaje. Es una experiencia muy diferente y muy enriquecedora poder vivir las esculturas en este contexto”.

Pero ni Gabriela ni Iván, en sus estancias respectivas, pudieron trabajar todos los días en los jardines debido a las constantes lluvias. Así que Arnaldo Ugarte y la curadora y encargada de la colección, Cynthia Altman, les encomendaron otro tipo de misiones. Por ejemplo, la limpieza e inventariado de la colección de sillas de montar y otros artículos de equitación que permanecen en un edificio conocido como el Coach Barn, donde también se encuentra la colección de automóviles y antiguas carrozas.

Ese edificio es parte de las visitas guiadas que comienzan a partir de mayo y terminan en noviembre, y que según Iván Quintero, están integradas casi siempre por gente mayor. El egresado de la ECRO, que actualmente trabaja como investigador auxiliar en el Colegio de Michoacán, contó que la empresa encargada de los recorridos recoge varios grupos al día en la capilla del poblado más cercano, Sleepy Hollow, célebre por el relato de Washington Irving cuyo protagonista es el Jinete sin cabeza.

Invitados de lujo


Incluso la casa en la que fueron hospedados los estudiantes de la ECRO y la ENCRyM, localizada al interior del terreno, fue concebida originalmente como una obra de arte, pues se trata de un diseño del arquitecto húngaro Marcel Breuer, que fue realizado en 1948 para inaugurar la serie de exhibiciones del MoMA, House in the Museum Garden. La idea era mostrar modelos de vivienda de postguerra en el jardín del recinto, y el primer artista invitado fue el arquitecto egresado de la Bauhaus y uno de los principales exponentes del Movimiento Moderno.

Para ayudar a cubrir el costo de la exhibición, los Rockefeller compraron la casa que de otra manera hubiera sido desmontada, y la reconstruyeron en su finca en 1950.

“Es chiquita, pero como fue diseñada por uno de los arquitectos que impulsó la arquitectura funcional, todo está en su lugar”, contó Iván Quintero. Y “lo más interesante es que todo lo que está ahí —los muebles, la vajilla, la estufa, el refrigerador— es de los años cuarenta, y todo funciona”. Con esos mismos utensilios, los estudiantes se cocinaban sus propios alimentos luego de hacer las compras necesarias en Sleepy Hollow, y también en el pueblo tomaban los trenes cada fin de semana, para visitar Manhattan en su tiempo libre.   

Como parte de la experiencia, Gabriela e Iván fueron llevados a conocer el departamento de conservación del Metropolitan Museum of Art, en Manhattan, así como la colección de arte del grupo PepsiCo, que también cuenta con varias esculturas dispuestas en jardines en las afueras de la ciudad. En ambos casos, no sólo fueron oportunidades de contemplar piezas muy valiosas para los casi egresados, sino también de hablar con sus colegas sobre metodologías de conservación.

El director de la ECRO, Alejandro Canales Daroca, sabe que la colaboración entre la Rockefeller Brothers Fund y la institución que él dirige, es una oportunidad única para los alumnos, ya que no tan fácilmente se puede tener acceso a colecciones como la que permanece en Pocantico Hills.

Por eso, la idea es profundizar los lazos con los curadores, e incluso invitarlos a dar alguna conferencia en Guadalajara, para seguir fomentando los intercambios profesionales en la materia.

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / HJ
Mayo-27 00:20 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Buscan colaboración para impulsar la creatividad de Guadalajara

Hugo Luna y Carlos Gutiérrez Medrano durante el anuncio. ESPECIAL / Gobierno de Guadalajara

  • El objetivo es unirse a la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO

Alistan foro internacional para exponer los beneficios de la ciudad en cuestión de Artes Digitales

GUADALAJARA, JALISCO (24/MAR/2017).- Debido al auge en las industrias creativas que existen en Guadalajara, el Ayuntamiento tapatío, en conjunto con Ciudad Creativa Digital, alistan un foro internacional para exponer los beneficios de la capital tapatía en cuestión de Artes Digitales y así obtener el reconocimiento de UNESCO como parte de su Red de Ciudades Creativas.

Por medio de este foro, que se realizará el  5 y 6 de abril, se busca colocar a Guadalajara como un centro de innovación y punto emergente en el ámbito de Artes Digitales, señaló Carlos Gutiérrez Medrano, director general de Ciudad Creativa Digital A. C., quien agregó que desde 2016 se postuló a la Perla Tapatía como candidata a unirse a esta red.

En caso de que Guadalajara logre unirse a esta red, podrá colaborar con ciudades creativas como Austin, Lyon o Sapporo, para intercambiar conocimientos y buenas prácticas y aplicarlas en políticas públicas para impulsar el desarrollo sostenible y  el desarrollo de industrias creativas.

El Foro Internacional: Guadalajara Ciudad Creativa abordará ejes como la creatividad y el desarrollo sostenible; la cultura como herramienta de transformación social, el papel de las ciudades creativas en el mundo y la perspectiva de Guadalajara desde el punto de vista de sus creadores.

Con en estas actividades, mencionó Hugo Luna, jefe de Gabinete, se prevé que aumente la colaboración entre ciudades y lograr el intercambio de talento y cultura entre los involucrados.


CRÉDITOS:

/ GSO
Hoy 01:58 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Poesía para entender a un país convulso

Carla Xel-Ha López. Es la primera publicación de la poeta con la editorial Ámbar. EL INFORMADOR / A. Camacho

  • El libro es coeditado junto a la Secretaría de Cultura jalisco

Carla Xel-Ha López presenta 'Crónicas de un nuevo siglo', donde experimenta con géneros literarios

GUADALAJARA, JALISCO (24/MAR/2017).- Viajar no sólo ilumina la vista con nuevos paisajes y colores, también ofrece un panorama sobre la vida cotidiana en determinado lugar, y si la persona logra un mayor acercamiento, podrá recrear y relatar desde una mirada única.

Así le sucedió a Xel-Ha López Méndez, quien desde San Juan Chamula hasta Tijuana, recogió historias, experiencias y anécdotas  inverosímiles pero reales, que reflejan la situación actual del país. Historias que se convirtieron en poesía, crónicas cortas, versos sueltos y otras experimentaciones literarias ahora expuestos en el libro “Crónicas de un nuevo siglo”.

Pese a que ha publicado anteriormente un par de obras, considera éste su primer libro oficial. Xel-Ha cuenta que el proceso de edición comenzó gracias a la editorial tapatía Ámbar Cooperativa Editorial: “La editorial quería sacar una colección con jóvenes autores y querían empezar con uno que propusiera cosas distintas, más híbrido, imperfecto... que se atreviera a jugar con la idea de arriesgar en la juventud. Fue un proceso muy bonito editar el libro, implicó mucho diálogo, revisamos los textos y hubo mucha negociación por ambas partes”.

 El resultado es una compilación de textos que la autora fue guardando con el paso del tiempo, por lo que no estaban pensados como proyecto de un libro, sino simplemente como parte de experiencias. Entre su producción, buscó escritos que guardaran relación con lo que quería expresar: “La idea era situarse a partir de las fronteras. Explorar dentro de estas geografías qué había en los márgenes. Son temas que me movieron emocionalmente mucho, todavía. Son temas duros pero que forman parte de una realidad en la que estamos inmersos, México del siglo XXI”.

La poesía como testigo

La autora tapatía pretende ofrecer los distintos enfoques a partir de quienes le contaron sus vidas y muestra posturas diferentes para experimentar la realidad del país; lo que convierte al libro en un testimonio, un ser que observa, traduce y comparte: “Pertenece a toda la gente que abrió sus historias”.

Al pasar las páginas, el lector se encontrará con problemáticas políticas y sociales que se abordan desde la violencia y la muerte hasta el machismo y la trata de personas; el encuentro de un padre con su hijo fallecido y la venta de mujeres en algunas zonas de Chiapas. “Quiero provocar una reacción ante este panorama, esto está pasando y se vive de muchas formas, debemos estar conscientes. Hay textos que me parecen muy suaves para la realidad que es compartida. Yo sé que la literatura se queda corta para exponer estas partes de la sociedad, pero no deja de ser necesaria para sensibilizar y mostrar una dimensión afectiva”.

SABER MÁS

 “Crónicas de un nuevo siglo”, de Carla Xel-Ha López, se presenta el 29 de marzo, a las 20:00 horas en la sala Higinio Ruvalcaba, del Ex Convento del Carmen. El libro es editado por Ámbar Cooperativa Editorial y la Secretaría de Cultura de Jalisco.


CRÉDITOS:

/ GSO
Hoy 02:06 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Sao Paulo vive su carnaval

Sao Paulo vive su carnaval

Venecia se viste de carnaval

Venecia se viste de carnaval

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Los ganadores del World Press Photo 2017

Los ganadores del World Press Photo 2017

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Zona Maco despliega su arte en México

Zona Maco despliega su arte en México

'Vikingos' toman isla escocesa

'Vikingos' toman isla escocesa

Jardín de Xilitla, salido de los sueños de Edward James

Jardín de Xilitla, salido de los sueños de Edward James

LA Art Show, una experiencia multisensorial

LA Art Show, una experiencia multisensorial

Restauran murales del Paraninfo de la UdeG

Restauran murales del Paraninfo de la UdeG

Reciben el 2017 lanzándose al agua helada

Reciben el 2017 lanzándose al agua helada

Chignahuapan, donde las esferas brillan todo el año

Chignahuapan, donde las esferas brillan todo el año

Despiden a Rafael Tovar y de Teresa

Despiden a Rafael Tovar y de Teresa

Síguenos en redes sociales

  • Buscan colaboración para impulsar la creatividad de Guadalajara
  • Poesía para entender a un país convulso