Guadalajara, Jalisco

Lunes, 22 de Diciembre de 2014

Actualizado: Hoy 01:32 hrs

El caudillismo nace en la lucha de Independencia

Síguenos en:

A lo largo del siglo XIX y hasta entrado el siglo XX, en México prevaleció un fenómeno político y social: el caudillo. ESPECIAL

  • El vacío de poder favoreció este tipo de liderazgos
  • Para Enrique Semo, este fenómeno es “negativo” en la historia de la nación ya que produce una relación cercana a la esclavitud

GUADALAJARA, JALISCO (15/AGO/2010).-  A lo largo del siglo XIX y hasta entrado el siglo XX, en México prevaleció un fenómeno político y social: el caudillo. Era un líder carismático en quien se depositaba la confianza y la fuerza del pueblo, e incluso de la élite económica, gracias a su magnetismo personal. Sin embargo, a algunos se les acusó de héroes y a otros de tiranos.

Antes habrá que definir el término “caudillo”, el cual ofrece una variedad de imágenes y significados, como jefe, militar, terrateniente, político. La palabra deriva del latín “capitellum”, que significa “cabecilla”. Por su parte, la Real Academia Española define el fenómeno como “sistema de caudillaje o gobierno de un caudillo”. Es decir, es quien guía y manda a la gente de guerra o quien dirige algún gremio, comunidad o cuerpo. En otras palabras, el caudillo es un dirigente.

Durante el siglo XIX, la Corona española se refería a quienes se sublevaban en su contra como caudillos, de ahí que personajes como Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón y Vicente Guerrero acentuaran el carácter militar de esta figura, sin pasar inadvertido Antonio López de Santa Anna.

Un siglo después surge otra insurgencia rebelde que se levanta en armas en contra de la dictadura de Porfirio Díaz, quien llevaba 30 años en el poder. En ese momento surgen personajes como Francisco I. Madero, Francisco Villa, Venustiano Carranza, Emiliano Zapata, los hermanos Jesús y Ricardo Flores Magón y el último caudillo del movimiento armado de 1910, Álvaro Obregón.

“Con estos personajes me niego a usar el término caudillo y a usarlo como un parámetro sólo porque son representativos de la gente. Zapata es un caudillo comunitario campesino, y Villa no, es otra cosa, es un dirigente militar de los desarraigados; Santa Anna es el caudillo del imprevisto, un día es liberal, otro día es conservador y es el hombre que viene a salvar la situación de la nación, aunque no lo logra”, explica el historiador y escritor Paco Ignacio Taibo II, autor de Pancho Villa: una biografía narrativa.

Agrega que “Hidalgo es el hombre de la revuelta a ultranza desde el profundo mundo de la sociedad novohispana. Cada uno de ellos es una historia”.
El caudillo era tirano para la oposición política y guardián de la riqueza para la élite económica. También era jefe supremo para los soldados y héroe para el pueblo. Es evidente que el caudillo gozaba de una amplia aceptación popular.

Un claro ejemplo del acercamiento entre el caudillo y el pueblo se confirma con el caso de Antonio López de Santa Anna, quien tenía apoyo incondicional de la sociedad, sobre todo de los habitantes de su tierra natal Veracruz, donde se divertía con los habitantes de las localidades más próximas a la capital estatal y lo veían como a un gran paisano, “aunque estuviera en su terruño o en el destierro, fuera presidente o traidor”, señala el historiador Lucas Alaman en el libro Historia de Méjico.

Sobre dicho personaje expresa que “tenía conjunto de buenas y malas cualidades: talento natural, sin cultivo moral y literario; espíritu emprendedor, sin designio fijo ni objetivo determinado; energía y disposición para gobernar, oscurecida por graves defectos; acertado en los planes de una revolución o una campaña e infeliz en la dirección de batallas que nunca ganó, habiendo formado aventajados discípulos y tenido temerosos compañeros para llenar de calamidades a su patria, y pocos o ningunos cuando tenían que presentarse ante el cañón francés en Veracruz”.
Es decir, Santa Anna se sublevaba con facilidad en contra del poder existente y una vez en el poder, se ausentaba de la oficina presidencial.

“Como presidente era un fracaso total. Como general perdió casi todas sus batallas importantes. Como caudillo estaba siempre ahí cuando era llamado, pero frecuentemente ausente cuando era necesitado”, agrega Alaman.

Líderes en el siglo XX

El caudillismo arranca en México en 1810 y ha surgido cada que se debilita el poder en el país. Enrique Semo, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha señalado que contrario a lo que se supone, es un fenómeno “negativo” en la historia de la nación, ya que la relación del pueblo con este tipo de líderes es muy cercana a la esclavitud.

“Al caudillo se le otorga una dosis de poder muy grande, no limitada por los marcos democráticos ni regulada por algún otro enfoque”, afirma.
Por su parte, Paco Taibo II dice tener otro enfoque de los hechos y señala que “la Revolución Mexicana fue una guerra de fuerzas sociales diferentes, en la que terminó triunfando una de ellas, que representaba un modelo más conservador que el otro”.

Para Enrique Semo es indudable que cambiaron muchas cosas, y afirma que a la Revolución Mexicana como a otras en el mundo se les juzga de acuerdo a los beneficios que produjo después de culminada la revuelta.

“La gente que participa tiene expectativas de cambio mayores que las brindadas por esos movimientos. Entonces, si se juzga de acuerdo con las esperanzas de la gente que participó el veredicto, la lucha fracasó”.
Desde otro ángulo, considera que el movimiento armado de 1910 prop
orcionó una redistribución de la riqueza a través de la repartición de las tierras, con lo cual mejoraron las condiciones de vida del campesinado, que constituía el 85% de la población.

Bibliografía imprescindible sobre el caudillismo


-La edad de los caudillos. Un capítulo en la historia hispanoamericana, de Charles E. Chapman.
-Caudillos en hispanoamerica 1800-1850, de John Lynch
-Siglo de caudillos: Biografía política de México 1810-1910, de Enrique -Pancho Villa: una biografía narrativa, de Paco Ignacio Taibo II
-Biografía de los héroes y caudillos de la Independencia, de Alejandro Villaseñor

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / AOC
Ago-15 02:12 hrs

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Exposición celebra 100 años del hallazgo del Templo Mayor

Exposición celebra 100 años del hallazgo del Templo Mayor

Alebrijes toman las calles del Distrito Federal

Alebrijes toman las calles del Distrito Federal

Las Olimpiadas de los masái

Las Olimpiadas de los masái

Entregan los Nobel 2014

Entregan los Nobel 2014

Bienvenido Reino Unido

Bienvenido Reino Unido

Octava jornada de la FIL

Octava jornada de la FIL

Yuya en la FIL

Yuya en la FIL

La venta nocturna en la FIL

La venta nocturna en la FIL

Séptima jornada de la FIL

Séptima jornada de la FIL

Los mejores stands de FIL

Los mejores stands de FIL

Sexta jornada de la FIL

Sexta jornada de la FIL

Quinta jornada de la FIL 2014

Quinta jornada de la FIL 2014

Cuarta jornada de la FIL 2014

Cuarta jornada de la FIL 2014

Tercera jornada de la FIL 2014

Tercera jornada de la FIL 2014

Segunda jornada de la FIL 2014

Segunda jornada de la FIL 2014

Archivo personal de García Márquez descansará en Texas

Archivo personal de García Márquez descansará en Texas

Obama entrega Medalla de la Libertad

Obama entrega Medalla de la Libertad

Amapolas en Torre de Londres atraen a millones

Amapolas en Torre de Londres atraen a millones

Miles de globos iluminan el antiguo Muro de Berlín

Miles de globos iluminan el antiguo Muro de Berlín

Catrinas de paseo y récord

Catrinas de paseo y récord

Pregunta de Cultura

¿Estarías de acuerdo con una acción judicial contra Greenpeace por los daños a las Líneas de Nasca en Perú?