Guadalajara, Jalisco

Domingo, 19 de Febrero de 2017

Actualizado: Hoy 17:11 hrs

16°

Síguenos:

Las soldaderas: mujeres de armas tomar

Una multitud femenina jugó un papel importante en la Revolución Mexicana. ESPECIAL

  • Cuidaban que la pólvora no se mojara y preparaban las cartucheras para la hora de batalla

'Sin las soldaderas no hay Revolución Mexicana; ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra y la alimentaron a lo largo de los años' Elena Poniatowska

MÉXICO.-Junto a las grandes tropas de Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, más de mil 900 líderes lucharon en bandas rebeldes y una multitud anónima de mujeres conocidas como las soldaderas, cuyo papel en la lucha armada de la Revolución Mexicana fue fundamental.

“Al parecer telón de fondo, sólo hacen bulto, pero sin ellas los soldados no hubieran comido ni dormido ni peleado”, afirma la escritora mexicana Elena Poniatowska en su ensayo Las soldaderas.

Eran cocineras, lavanderas, enfermeras, madres y esposas, “que sin ninguna debilidad comparada con la fuerza del hombre fueron destinadas a entrar a un rango que no conocían más que por palabras y hechos que se presentaban ante sus ojos. Ahora no sólo el sentido de la vista se unió a la causa revolucionaria, ahora se enfrentaban enteramente, con coraje, fuerza y sensibilidad”, anota la investigadora Katya Maldonado Tovilla.

Compromiso familiar

Un dato sobre el que esta historiadora llama la atención es el compromiso de estas mujeres hacia su familia, esposos e hijos. En su libro México Insurgente, el periodista estadounidense John Reed cuenta que le preguntó a una soldadera por qué peleaba con los ejércitos de Pancho Villa. Ella señaló a su hombre y dijo: “Porque él lo está haciendo”. Otra mujer le cuestionó a su esposo por qué tenía que ir a pelear por Francisco “Pancho” Madero cuando estaba embarazada, a lo que él contestó: “Entonces, ¿me moriré de hambre? ¿Quién más me va a hacer mis tortillas si no mi mujer?”.

“Las soldaderas eran parte fundamental de las familias mexicanas que se unieron al ejército revolucionario; ellas daban fuerza al marido y a los hijos, los protegía de las enfermedades, preparaba los alimentos”, señala Maldonado Tovilla.

Esta investigadora relata que “la soldadera típica llevaba una canasta para alimentos que contenían un mantel, platos decorativos y flores, al tiempo que contendía con otra mujer para vender alimentos y prepararlos. Algunas soldaderas llegaron a robar lo que podían para vender a otros soldados y alimentar a su familia. Todo esto sucedía durante los descansos oficiales de batalla, es decir, durante las horas de siesta; las soldaderas que iban con los federales les llevaban alimentos y café, y en ocasiones a sus hijos, hasta las trincheras, donde grupos familiares platicaban, fumaban, comían y disfrutaban el hecho de estar juntos, pero poniendo su vida en peligro”.

Las soldaderas ejercían también como enfermeras, recogían a los malheridos y enterraban a los muertos.

Contrabandistas y espías

Pero más allá de limitarse a cuidar de la familia, las mujeres soldaderas también cuidaban que la pólvora no se mojara, preparaban las cartucheras para la hora de batalla, algunas de ellas actuaban como contrabandistas de armas y municiones entre la frontera de México y Estados Unidos. “A menudo, por las noches, cuando los soldados dormían, ellas disparaban como viéndose poderosas ante ellos, sintiendo la pasión de la batalla y esperando un futuro mejor”, según Maldonado Tovilla.

Además, estas mujeres hacían tareas de espionaje e intercambio de información confidencial.

“Sin las soldaderas no hay Revolución Mexicana -dice Poniatowska-; ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra, las enviaban por delante a recoger leña y a prender la lumbre, y la alimentaron a lo largo de los años. Sin las soldaderas los hombres llevados de la leva hubieran desertado”.

Fue tan extendida su presencia en los ejércitos, que los mandos superiores del Ejército Villista dictaron órdenes para eliminarla o al menos restringirla, porque juzgaban que los contingentes de mujeres entorpecían la marcha de la tropa y causaban desorden entre los soldados.

“De hecho, Villa concibió a sus dorados como una fuerza de caballería exclusivamente masculina. ‘Soldados no permitan mujeres en la batalla’. Un oficial trató de llevar a su soldadera y Villa lo fusiló: ‘Ésta es mi advertencia para los demás’”, escribe la autora de Las soldaderas.

Esta obra es rica en referencias literarias y remite a diferentes investigaciones históricas sobre el tema en cuestión. La misma Elena Poniatowska hace referencia en su ensayo a la soldadera Jesusa Palancares, protagonista de su novela Hasta no verte Jesús mío, surgida a raíz de una larga entrevista realizada en 1967 a una soldadera de la Revolución Mexicana: Josefina Bórquez (o Jesusa Palancares).

“Josefina Bórquez, en su informe para Hasta no verte Jesús mío, afirma que Emiliano Zapata era muy bueno con las mujeres, y para demostrarlo cuenta cómo ella y cuatro casadas fueron detenidas en Guerrero -nidada de zapatistas-, entre Agua del Perro y Tierra Colorada. Los zapatistas les salieron al encuentro. Se las entregaron al general Zapata en persona. Él les preguntó si tenían ametralladoras y Josefina respondió que no a todas sus preguntas. Zapata la tranquilizó: ‘Bueno, pues aquí van a andar con nosotros mientras llegue su destacamento”, narra Poniatowska en Las soldaderas.

En palabras de la autora de títulos como La noche de Tlatelolco y La piel del cielo, el caso de las soldaderas, villistas y mujeres zapatistas, y el protagonismo que tuvieron en la Revolución Mexicana, ha sido poco divulgado por la historia oficial. “Resultan casi míticos estos personajes, sólo se les conoce por los corridos y por los archivos fotográficos. Y son parte importante de la historia”.

Katya Maldonado Tovilla critica que “cada año, en las celebraciones de la lucha revolucionaria, sólo presentan a la mujer del hombre, no a la mujer independiente y luchadora, no a la mujer fuerte y sin temores. María Quinteras, Clara Ramos, María de la Luz, Clara de la Rocha y Ángela Giménez, sólo por mencionar algunas, dejaron una huella en el legado mexicano. Es injusto que hasta el día de hoy no se les reconozca ni un poco de lo que hicieron. Se puede afirmar que no fue nada fácil, sufrieron insultos, violaciones, abusos y golpes sin ninguna razón”.

A. Martín
 
Homenaje artístico

A través de las 36 piezas de diferentes creadores del país que integran la exposición Imágenes de las mujeres en la Revolución Mexicana, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) buscan revalorizar a la figura femenina en la lucha armada mediante la reinterpretación artística de sus distintos roles y facetas.

La muestra exhibida en el Salón de la Plástica Mexicana de la capital del país hasta finales de este mes demuestra en las obras pictóricas, fotográficas y escultóricas que la conforman que “la mujer no fue una simple criada o abnegada soldadera”, de acuerdo con los organizadores.

“En esta ocasión, las artes plásticas recrean la presencia de la mujer durante y después de la Revolución Mexicana con el objetivo de construir un discurso que revalorice el papel que jugaron las mujeres para lograr la victoria y después reconstruir un nuevo México”, manifiesta Cecilia Santacruz, directora del Salón de la Plástica Mexicana.

Reconocidos artistas como Alfredo Zalce, Celso Zubire, Froylán Ruiz, Luz María Solloa, Guillermina Dulché, Miriam de la Riva, Luis Arenal, Lourdes Alanis, Mauricio García Vega y Daiel Manrique  participan en esta exposición en la que también se pueden apreciar diversas técnicas: mixta sobre tela, óleo sobre fibracel, linografía, acrílico sobre tela, grafito, grabado en linóleo o impresiones digitales.

Entre las piezas expuestas, destaca por su calidad y antigüedad La soldadera, un grabado en linóleo realizado en 1940 por Alfredo Zalce, uno de los artistas fundadores del Salón de la Plástica Mexicana.
 

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / YFT
Mar-07 09:57 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Carnavales, tradición mexicana llena de color

  • La festividad se remonta al cristianismo de la europa medieval

El origen de estos festejos es incierto; en el país data desde tiempos de la conquista

CIUDAD DE MÉXICO (19/FEB/2017).- Una de las tradiciones que ha perdurado a lo largo de los años en el país, ya sea por su colorido o por el entorno festivo que lo rodea, son los carnavales, cuyo origen es incierto y en México data desde tiempos de la conquista.

Esta festividad se remonta al cristianismo de la europa medieval, cuando era una representación del paganismo, y en donde los participantes se ocultaban bajo máscaras y disfraces, celebraban desfiles e incluso rituales para atraer la fortuna.

Poco a poco la tradición se fue extendiendo hacia el occidente de Europa y fue en el Renacimiento cuando nuevamente tomó relevancia, hasta que siglos más tarde fue traída a México por los colonizadores españoles y se mezcló con las costumbres prehispánicas.

La palabra carnaval proviene del latín "carnelevare", que significa abandonar la carne, y que hace referencia al desenfreno antes del periodo de abstinencia o cuaresma que impone la iglesia Católica como antelación a las celebraciones de Pascua.

Entre los carnavales más antiguos en el país destaca el de Campeche, el cual data desde 1582 por órdenes del gobernador español de la provincia de Guillén de las Casas, y que este año inició el 16 de febrero con la tradicional quema del "mal humor".

La fiesta comienza con el "entierro" de los malos pensamientos y personajes indeseados, donde un paseo fúnebre lleva a un muño de trapo vestido como pirata por las calles y el malecón, hasta que finalmente se coloca en un ataúd al cual se le prende fuego.

También se realiza "El festival de las flores", un desfile de carros alegóricos adornados con flores de papel con el que también se da comienzo a los bailes populares de la celebración, tales como el del Sombrero y La Guaranducha, por mencionar algunos.

Durante el carnaval además se lleva a cabo el llamado "baile de la cabeza de cochino", una danza de hombres y mujeres ataviados con trajes típicos, en donde uno de ellos carga sobre la cabeza una charola con la cabeza de un cerdo encima.
 Otra celebración de este tipo que destaca en el país es la de Veracruz, que data del siglo XVII, aunque no fue sino hasta 1925 que se celebra formalmente a cargo de un comité integrado por ciudadanos voluntarios, y es uno de los más reconocidos en México y en el mundo.

El carnaval, que se realizará del 22 al 28 de febrero, iniciará con la quema del "mal humor", en donde tradicionalmente un personaje se rellena de fuegos artificiales, y que este año estará dedicado al muro que se pretende construir en la frontera norte del país.

Antes se realizaba el entierro del "mal humor", en donde se perseguía, capturaba, juzgaba y sentenciaba a determinado personaje, pero debido a los excesos que generalmente se cometían esta tradición debió transformarse.

Para esta edición, el Carnaval de Veracruz contará con las coronaciones a los "reyes de la alegría" y los tradicionales desfiles, la participación de artistas como Willie Colón, Espinoza Paz, Margarita y Los Ángeles Azules, además de eventos culturales.

De igual forma, otro de los carnavales más importantes del país es el de Mazatlán, el cual data desde 1898, el cual se distingue de otros festejos porque la diversión se ofrece al ritmo de música banda, de la tambora regional, los chirrines y al más propio estilo grupero.

Así, del 23 al 28 de febrero Mazatlán se convertirá en un destino de fiesta y diversión, en donde las calles y la avenida costera se transforman en una gran pista de baile, donde la multitud agita sus cuerpos al ritmo de la música.

Además de los desfiles y bailes, una de sus mayores tradiciones son los juegos florales y la coronación de la reina, los cuales estarán enmarcados este año por un concierto a cargo de Susana Zabaleta y el Mariachi Vargas de Tepetitlán, entre otros artistas.

Algunos otros de los carnavales que se celebran en el país son en Tlaxcala, en el cual se realizan danzas tradicionales, lo que le da un toque cultural, así como el de Mérida, el cual se caracteriza en últimos años en mezclar modernidad y las tradiciones de la península.


CRÉDITOS:

NTX / EDML
Hoy 14:20 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Venecia se viste de carnaval

Venecia se viste de carnaval

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Los ganadores del World Press Photo 2017

Los ganadores del World Press Photo 2017

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Zona Maco despliega su arte en México

Zona Maco despliega su arte en México

'Vikingos' toman isla escocesa

'Vikingos' toman isla escocesa

Jardín de Xilitla, salido de los sueños de Edward James

Jardín de Xilitla, salido de los sueños de Edward James

LA Art Show, una experiencia multisensorial

LA Art Show, una experiencia multisensorial

Restauran murales del Paraninfo de la UdeG

Restauran murales del Paraninfo de la UdeG

Reciben el 2017 lanzándose al agua helada

Reciben el 2017 lanzándose al agua helada

Chignahuapan, donde las esferas brillan todo el año

Chignahuapan, donde las esferas brillan todo el año

Despiden a Rafael Tovar y de Teresa

Despiden a Rafael Tovar y de Teresa

Lyon despliega su espectáculo de luces entre más seguridad

Lyon despliega su espectáculo de luces entre más seguridad

 La escena 'indie' de los libros

La escena 'indie' de los libros

Así se vive la FIL 2016

Así se vive la FIL 2016

Las identidades de la FIL en 30 años

Las identidades de la FIL en 30 años

 Además de libros, qué más comprar en la FIL

Además de libros, qué más comprar en la FIL

Personalidades inauguran y recorren la FIL 30

Personalidades inauguran y recorren la FIL 30

Alistan la Expo Guadalajara para la fiesta de los libros

Alistan la Expo Guadalajara para la fiesta de los libros

Inicia el montaje de la FIL 30

Inicia el montaje de la FIL 30

Síguenos en redes sociales

  • Carnavales, tradición mexicana llena de color