Guadalajara, Jalisco

Martes, 25 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 17:20 hrs

28°

Síguenos:

Las soldaderas: mujeres de armas tomar

Una multitud femenina jugó un papel importante en la Revolución Mexicana. ESPECIAL

  • Cuidaban que la pólvora no se mojara y preparaban las cartucheras para la hora de batalla

'Sin las soldaderas no hay Revolución Mexicana; ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra y la alimentaron a lo largo de los años' Elena Poniatowska

MÉXICO.-Junto a las grandes tropas de Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, más de mil 900 líderes lucharon en bandas rebeldes y una multitud anónima de mujeres conocidas como las soldaderas, cuyo papel en la lucha armada de la Revolución Mexicana fue fundamental.

“Al parecer telón de fondo, sólo hacen bulto, pero sin ellas los soldados no hubieran comido ni dormido ni peleado”, afirma la escritora mexicana Elena Poniatowska en su ensayo Las soldaderas.

Eran cocineras, lavanderas, enfermeras, madres y esposas, “que sin ninguna debilidad comparada con la fuerza del hombre fueron destinadas a entrar a un rango que no conocían más que por palabras y hechos que se presentaban ante sus ojos. Ahora no sólo el sentido de la vista se unió a la causa revolucionaria, ahora se enfrentaban enteramente, con coraje, fuerza y sensibilidad”, anota la investigadora Katya Maldonado Tovilla.

Compromiso familiar

Un dato sobre el que esta historiadora llama la atención es el compromiso de estas mujeres hacia su familia, esposos e hijos. En su libro México Insurgente, el periodista estadounidense John Reed cuenta que le preguntó a una soldadera por qué peleaba con los ejércitos de Pancho Villa. Ella señaló a su hombre y dijo: “Porque él lo está haciendo”. Otra mujer le cuestionó a su esposo por qué tenía que ir a pelear por Francisco “Pancho” Madero cuando estaba embarazada, a lo que él contestó: “Entonces, ¿me moriré de hambre? ¿Quién más me va a hacer mis tortillas si no mi mujer?”.

“Las soldaderas eran parte fundamental de las familias mexicanas que se unieron al ejército revolucionario; ellas daban fuerza al marido y a los hijos, los protegía de las enfermedades, preparaba los alimentos”, señala Maldonado Tovilla.

Esta investigadora relata que “la soldadera típica llevaba una canasta para alimentos que contenían un mantel, platos decorativos y flores, al tiempo que contendía con otra mujer para vender alimentos y prepararlos. Algunas soldaderas llegaron a robar lo que podían para vender a otros soldados y alimentar a su familia. Todo esto sucedía durante los descansos oficiales de batalla, es decir, durante las horas de siesta; las soldaderas que iban con los federales les llevaban alimentos y café, y en ocasiones a sus hijos, hasta las trincheras, donde grupos familiares platicaban, fumaban, comían y disfrutaban el hecho de estar juntos, pero poniendo su vida en peligro”.

Las soldaderas ejercían también como enfermeras, recogían a los malheridos y enterraban a los muertos.

Contrabandistas y espías

Pero más allá de limitarse a cuidar de la familia, las mujeres soldaderas también cuidaban que la pólvora no se mojara, preparaban las cartucheras para la hora de batalla, algunas de ellas actuaban como contrabandistas de armas y municiones entre la frontera de México y Estados Unidos. “A menudo, por las noches, cuando los soldados dormían, ellas disparaban como viéndose poderosas ante ellos, sintiendo la pasión de la batalla y esperando un futuro mejor”, según Maldonado Tovilla.

Además, estas mujeres hacían tareas de espionaje e intercambio de información confidencial.

“Sin las soldaderas no hay Revolución Mexicana -dice Poniatowska-; ellas la mantuvieron viva y fecunda, como la tierra, las enviaban por delante a recoger leña y a prender la lumbre, y la alimentaron a lo largo de los años. Sin las soldaderas los hombres llevados de la leva hubieran desertado”.

Fue tan extendida su presencia en los ejércitos, que los mandos superiores del Ejército Villista dictaron órdenes para eliminarla o al menos restringirla, porque juzgaban que los contingentes de mujeres entorpecían la marcha de la tropa y causaban desorden entre los soldados.

“De hecho, Villa concibió a sus dorados como una fuerza de caballería exclusivamente masculina. ‘Soldados no permitan mujeres en la batalla’. Un oficial trató de llevar a su soldadera y Villa lo fusiló: ‘Ésta es mi advertencia para los demás’”, escribe la autora de Las soldaderas.

Esta obra es rica en referencias literarias y remite a diferentes investigaciones históricas sobre el tema en cuestión. La misma Elena Poniatowska hace referencia en su ensayo a la soldadera Jesusa Palancares, protagonista de su novela Hasta no verte Jesús mío, surgida a raíz de una larga entrevista realizada en 1967 a una soldadera de la Revolución Mexicana: Josefina Bórquez (o Jesusa Palancares).

“Josefina Bórquez, en su informe para Hasta no verte Jesús mío, afirma que Emiliano Zapata era muy bueno con las mujeres, y para demostrarlo cuenta cómo ella y cuatro casadas fueron detenidas en Guerrero -nidada de zapatistas-, entre Agua del Perro y Tierra Colorada. Los zapatistas les salieron al encuentro. Se las entregaron al general Zapata en persona. Él les preguntó si tenían ametralladoras y Josefina respondió que no a todas sus preguntas. Zapata la tranquilizó: ‘Bueno, pues aquí van a andar con nosotros mientras llegue su destacamento”, narra Poniatowska en Las soldaderas.

En palabras de la autora de títulos como La noche de Tlatelolco y La piel del cielo, el caso de las soldaderas, villistas y mujeres zapatistas, y el protagonismo que tuvieron en la Revolución Mexicana, ha sido poco divulgado por la historia oficial. “Resultan casi míticos estos personajes, sólo se les conoce por los corridos y por los archivos fotográficos. Y son parte importante de la historia”.

Katya Maldonado Tovilla critica que “cada año, en las celebraciones de la lucha revolucionaria, sólo presentan a la mujer del hombre, no a la mujer independiente y luchadora, no a la mujer fuerte y sin temores. María Quinteras, Clara Ramos, María de la Luz, Clara de la Rocha y Ángela Giménez, sólo por mencionar algunas, dejaron una huella en el legado mexicano. Es injusto que hasta el día de hoy no se les reconozca ni un poco de lo que hicieron. Se puede afirmar que no fue nada fácil, sufrieron insultos, violaciones, abusos y golpes sin ninguna razón”.

A. Martín
 
Homenaje artístico

A través de las 36 piezas de diferentes creadores del país que integran la exposición Imágenes de las mujeres en la Revolución Mexicana, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) buscan revalorizar a la figura femenina en la lucha armada mediante la reinterpretación artística de sus distintos roles y facetas.

La muestra exhibida en el Salón de la Plástica Mexicana de la capital del país hasta finales de este mes demuestra en las obras pictóricas, fotográficas y escultóricas que la conforman que “la mujer no fue una simple criada o abnegada soldadera”, de acuerdo con los organizadores.

“En esta ocasión, las artes plásticas recrean la presencia de la mujer durante y después de la Revolución Mexicana con el objetivo de construir un discurso que revalorice el papel que jugaron las mujeres para lograr la victoria y después reconstruir un nuevo México”, manifiesta Cecilia Santacruz, directora del Salón de la Plástica Mexicana.

Reconocidos artistas como Alfredo Zalce, Celso Zubire, Froylán Ruiz, Luz María Solloa, Guillermina Dulché, Miriam de la Riva, Luis Arenal, Lourdes Alanis, Mauricio García Vega y Daiel Manrique  participan en esta exposición en la que también se pueden apreciar diversas técnicas: mixta sobre tela, óleo sobre fibracel, linografía, acrílico sobre tela, grafito, grabado en linóleo o impresiones digitales.

Entre las piezas expuestas, destaca por su calidad y antigüedad La soldadera, un grabado en linóleo realizado en 1940 por Alfredo Zalce, uno de los artistas fundadores del Salón de la Plástica Mexicana.
 

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / YFT
Mar-07 09:57 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Un vistazo a la ciudad que no fue

  • Recorridos. Están limitados a 30 personas cada uno

El Museo de la Ciudad albergará la 'Colección fantasma', que reúne planos y maquetas de proyectos inconclusos en la Zona Metropolitana de Guadalajara

GUADALAJARA, JALISCO (25/ABR/2017).- En un ejercicio de reflexión sobre la ciudad misma, el Museo de la Ciudad (Calle Independencia 684) presentará la “Colección fantasma”, a la par del recorrido “Ciudades imposibles / Nadie escribe el libro que desea escribir”. El recorrido va del museo en el centro de Guadalajara hacia el foro del Laboratorio de Arte Variedades (Larva), a unas cuadras. El contenido de la muestra nos propone rememorar la “ciudad prometida” que por momentos existió en potencia, pero que jamás llegó a concretarse. “Ciudades imposibles” se refiere a esos proyectos urbanos que se quedaron en el camino, inconclusos y abandonados en diferentes partes de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

La exposición cuenta con planos, maquetas, renders y una colección de objetos encontrados en los lugares abandonados, en una especie de arqueología contemporánea sobre las ruinas de una ciudad mal planeada. Al observarlos, comentó Daniela López, podemos “ver” materializada esa otra ciudad que se intentó hacer, pero que quedó en el tintero de la arquitectura.

Para Aristeo Mora de Anda, son tres los factores básicos que provocan el abandono de un proyecto arquitectónico: la carencia de un plan de inversión bien establecido (los proyectos quedan inconclusos por falta de presupuesto), cambios en las políticas públicas (no se da continuidad a los planes urbanos) y la propia corrupción que permite a las inmobiliarias modificar usos de suelo y “brincarse” las reglamentaciones.

Aristeo Mora de Anda también impartirá la conferencia “La ciudad que no se pudo escribir”, donde analizará proyectos urbanísticos inconclusos en la ciudad desde 1950.

La ciudad inconclusa

La muestra propone volver los ojos a manera de ucronía para repensar la ciudad: los inconclusos Arcos del Milenio, el Puente de las Damas, la Villa Panamericana en el Parque Morelos, el edificio de Ciudad Creativa Digital en el mismo lugar, la fallida Villa Panamericana contigua al Estadio Chivas, el proyecto denominado Centro JCV (del mismo dueño de las Chivas, Jorge Vergara) o el antiguo Planetario son algunos de los espacios que ejemplifican los fracasos inmobiliarios y de planeación.

Asomarnos a ellos y reflexionar sobre su posible existencia es adentrarnos en “la historia de una Guadalajara que nunca fue”.

Para realizar el mapa de la ciudad inexistente, los organizadores llevaron a cabo una investigación en tres partes: primero, el rastreo de las obras arquitectónicas proyectadas y que nunca se concluyeron (algunas con mucha promoción en su arranque), la recopilación histórica entorno a dichos proyectos y por último la reconstrucción de una historia paralela, a guisa de ucronía.

ASISTE
Recorridos

El pase para el recorrido tiene un costo de 120 pesos (100 con descuento a estudiantes, maestros y adultos mayores). Los recorridos se llevarán a cabo los días 28, 29 y 30 de abril y los fines de semana del 5 al 7 y del 12 al 14 de mayo, con horarios de 19:00 y 20:00 horas.


CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / JMMO
Hoy 00:26 hrs

Notas del Tema: Museo de la Ciudad de Guadalajara

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Cristina Rivera Garza defiende su libro sobre Rulfo

Cristina Rivera Garza presentó su libro 'Había mucha neblina o humo o no sé qué. Exploración sobre la obra literaria de Juan Rulfo'. NTX /

  • Polémica. La presentación del libro provocó la salida de la Fundación

La escritora presentó 'Había mucha niebla o humo o no sé qué' en el auditorio del Museo de Arte Contemporáneo

GUADALAJARA, JALISCO (25/ABR/2017).- A lo largo de su obra, Cristina Rivera Garza se ha planteado varias preguntas que tienen que ver con el cuerpo, la locura, la muerte, la memoria, el lenguaje, los lugares, la apropiación y la desapropiación, y desde luego la literatura. Esas preguntas que ha intentado explorar en todos libros y en todo su trabajo, fueron los temas que respondió en la charla performática “Conversaciones ficticias. Tentativa de reescritura de la literatura mexicana” como parte del proyecto creativo de Ignasi Duarte.

Allí, en el auditorio del Museo de Arte Contemporáneo, la narradora y académica, aseguró: “morimos todos los días... morir requiere disciplina, rituales, cierto número de actos, conexiones”.

Su estancia en la Fiesta del Libro y la Rosa 2017, en el Centro Cultural Universitario, incluyó la presentación de su libro “Había mucha niebla o humo o no sé qué”, del que conversó con Rosa Beltrán. Luego de la charla sobre este libro que versa sobre Juan Rulfo y que provocó la salida de la Fundación Juan Rulfo, Cristina Rivera Garza afirmó que se debe poner en discusión muchos temas que tienen que ver con la apropiación y la desapropiación de la literatura de autores y de obras, también sobre la propiedad privada.

“Tenemos preguntas que hacer sobre la apropiación de la propiedad privada de la escritura, sobre la escritura como un bien común, tenemos cuestiones que hacer sobre la capacidad que tiene la escritura o no, de realmente conectarse honesta y relevantemente con comunidades indígenas del país, al menos la literatura que se escribe desde la ciudades y en español”, señaló Rivera Garza.

Ante la pregunta de si no considera que si fue excesiva la reacción de la Fundación Juan Rulfo de salirse de la Fiesta del Libro y la Rosa porque se presentaba su libro “Había mucha niebla o humo o no sé qué”, dijo: “Lo que tendríamos que hablar una vez más, es de los temas que he estado tratando, no solamente ahora, en relación a este libro, sino cuatro o cinco años que publiqué ‘Los muertos indóciles’ donde estaba hablando de asuntos de desapropiación. Creo que tenemos una conversación importante no sólo en términos de escritura, qué lugar tiene la propiedad privada, qué lugar tiene la propiedad comunal, qué lugar tiene el bien común en el momento que estamos viviendo unos con otros, para mí esas son las preguntas”.

La ensayista, poeta y narradora que dirige el departamento de Escritura Creativa en la Universidad de Houston, dijo que está en el proceso de crear otro libro que ha involucrado igual viajes al norte del país.


CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / JMMO
Hoy 00:35 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Despiden a un árbol de 600 años en EU

Despiden a un árbol de 600 años en EU

Recrean la antigua Roma

Recrean la antigua Roma

Descubren momias en tumba faraónica de Egipto

Descubren momias en tumba faraónica de Egipto

Roban la mayor moneda de oro del mundo

Roban la mayor moneda de oro del mundo

Inicia exhibición de autos de colección

Inicia exhibición de autos de colección

Figuras de comunistas atraen por su hiperrealismo

Figuras de comunistas atraen por su hiperrealismo

Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Sao Paulo vive su carnaval

Sao Paulo vive su carnaval

Venecia se viste de carnaval

Venecia se viste de carnaval

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Los ganadores del World Press Photo 2017

Los ganadores del World Press Photo 2017

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Zona Maco despliega su arte en México

Zona Maco despliega su arte en México

'Vikingos' toman isla escocesa

'Vikingos' toman isla escocesa

Síguenos en redes sociales

  • Un vistazo a la ciudad que no fue
  • Cristina Rivera Garza defiende su libro sobre Rulfo