Guadalajara, Jalisco

Domingo, 30 de Abril de 2017

Actualizado: Hoy 20:57 hrs

30°

Síguenos:

Libros piratas, dos de cada 10

En Guadalajara, la venta de libros apócrifos no es un práctica regular. S. NÚÑEZ

  • México encabeza en América Latina la venta de obras apócrifas

La industria editorial tiene pérdidas por más de mil 250 millones de pesos

GUADALAJARA,JALISCO.- De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), al menos dos de cada 10 libros que se ofrecen en el mercado mexicano son apócrifos, por lo que el daño económico ocasionado a los impresores legales es de mil 250 millones de pesos, es decir, 10% del valor de la producción anual del ramo.

Además, una investigación del Grupo Interamericano de Editores (GIE) revela que México encabeza la lista entre los países de América Latina, con la más alta circulación de publicaciones piratas. El grupo estima que la venta anual de libros apócrifos en el territorio nacional llega a los 10 millones de ejemplares, por los que los autores dejan de ganar 110 millones de pesos (MDP) cada año.

Un libro pirata es una reproducción no autorizada de una obra protegida por la Ley de Derechos de Autor. Producir, reproducir o distribuir estos productos es un delito castigado con cárcel y con una multa que puede ir desde los 100 mil pesos hasta un millón. 

Según algunos puntos sobre la piratería editorial en México, de José Ángel Quintanilla, ex presidente de la Caniem, hace algunos años el tema de la piratería editorial en nuestro país, y en general en América Latina, era más un efecto de la falta de distribución de algunos libros, que de la reproducción casi ilimitada que la tecnología ha puesto al alcance de todos: “Se encontraban, aquí y allá, reproducciones no autorizadas que se producían para ‘no dejar a los alumnos sin los libros, que son imposibles de conseguir’, según la disculpa que se esgrimía, cuando el editor reclamaba sus derechos”.

“Normalmente, se conseguía una compensación económica sin mayores problemas, y el asunto quedaba resuelto. La calidad de la reproducción era baja, y la diferencia con el original era notable, lo que limitaba también su difusión y facilitaba su identificación”.

Con el paso de los años, explica, gracias a los adelantos tecnológicos, así como a la pérdida de empleos en la economía según algunos investigadores, el acceso a máquinas más simples en su operación, pero mucho más capaces en su desempeño, han hecho que la reproducción sea ahora casi “un juego de niños”.

“El problema no sería tan grave si quedara ahí, pero se complica cuando se reconoce que aquellos que reproducen de manera no autorizada los libros, e inclusive revistas de manualidades y otros temas que no son de rápida desactualización, intervienen también en la reproducción de otros productos protegidos por la Ley Federal del Derecho de Autor, como música o películas, y también en aquellos protegidos por la legislación relacionada con marcas y derechos, conformando carteles o mafias difíciles de combatir y que incrementan la inseguridad pública”, aúna José Ángel Quintanilla.

De acuerdo con la Caniem, los libros más reproducidos en forma ilegal son ¿Quién se llevó mi queso?, de Spencer Johnson; Crónicas malditas, de la periodista Olga Wornat; Dios mío, hazme viuda por favor, de la diputada federal Josefina Vázquez Mota; los ocho títulos de la serie Caballo de Troya, del investigador español Juan José Benítez; El caballero de la armadura oxidada, de Robert Fisher; así como los libros de autores como Paulo Coelho, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez.

Otros libros que son muy demandados en el mercado ilegal son Ángeles y Demonios y El Código Da Vinci, de Dan Brown; Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach; El Principito, del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry; El Diario de Ana Frank, de la autora del mismo nombre; y El llano en llamas, del literato jalisciense Juan Rulfo.

Por otra parte, los libros apócrifos que son más comunes de encontrar durante los decomisos realizados por la Procuraduría General de la República (PGR) son Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus, de John Gray; Harry Potter, de J.K. Rowling; Las crónicas de Narnia, de C.S. Lewis; Dios mío, hazme viuda por favor, de Josefina Vázquez Mota; Quiúbole, de Gaby Vargas y Yordi Rosado; La reina del sur, de Arturo Pérez Reverte; Delirio, de Laura Restrepo; Un grito desesperado, Juventud en éxtasis, Fortaleza digital y Sangre de campeón, de Carlos Cuauhtémoc Sánchez; Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez; Aura, de Carlos Fuentes; Toda Mafalda, de Quino; Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda; así como El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien.

Descargas ilícitas en Internet

Según el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los derechos de Autor (Cempro), la piratería en internet se lleva a cabo de diversas maneras. En una de éstas se utiliza la red como una tienda virtual. El comprador paga en el banco para posteriormente recibir un ejemplar físico que fue reproducido ilegalmente.

Otra forma es a través de un pago de transferencia bancaria, donde el comprador recibe por correo ordinario o paquetería, algún dispositivo (disco compacto, DVD) que contiene la obra almacenada de manera ilegal, o se le hace llegar una clave de acceso que permite entrar a un archivo que contiene el libro digitalizado.

De acuerdo con el Cempro, en México la piratería de libros por internet ha registrado un crecimiento del 20%; de cada 10 libros que se venden en la red, dos son piratas, igual que en la venta regular.


Pocos casos de publicaciones ilegales en Guadalajara

Según Macario, comerciante dedicado a la compra-venta de libros desde hace más de 30 años en Guadalajara, la venta de libros apócrifos no es una práctica regular en nuestra ciudad, además, debido a la similitud entre libros legales y piratas, ésta práctica es difícil de detectar: “Yo creo que sí debe haber (venta de libros apócrifos), pero si para alguien que tiene tiempo vendiendo a veces es difícil detectarlos, para el común de la gente pues no, no se dan cuenta”. 

“Todavía en los discos es más fácil detectarlo porque hasta el color del disco varía o cambia del original, pero papel pirata no existe, entonces el papel es original, lo que pudiera ser pirata en todo caso es que no pagan derechos o impuestos, no sé, eso podría ser la piratería pero todo lo demás, los implementos son originales, tintas, papeles”.  

Para Sayri Karp Mitastein, directora de la editorial universitaria de la Universidad de Guadalajara (UdeG), otra forma de piratería de libros es la que sucede alrededor de algunas escuelas preparatorias, donde prolifera la venta de guías de estudio, que son fotocopias de las guías originales: “y eso también es una manera de piratería, porque están haciendo un uso lucrativo con esas fotocopias”.

“Otra manera en la que nosotros hemos visto la piratería es que de repente han surgido pequeñas editoriales que copian parte o casi todo el contenido de ciertas guías o la manera en que éstas están hechas, las ponen en otra presentación y también las venden”, abunda la directora.      

Durante un recorrido por algunos lugares donde es conocida la venta de libros apócrifos, se pudo constatar que el precio de algunos títulos que según la Caniem son objeto frecuente de piratería, es de casi 50% por debajo del precio encontrado en algunas librerías establecidas.

En algunos puestos del Tianguis Cultural que se pone los sábados frente al Parque Agua Azul, la novela Cien años de soledad, del Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, tiene un costo promedio de 120 pesos, mientras que esa misma edición tiene un precio promedio de 250 pesos en las librerías establecidas.

El cartel de los sapos, de Andrés López López, tiene un costo promedio de 230 pesos, mientras que en dicho tianguis, es de 150. En ese lugar la novela Azteca, de Gary Jennings, tiene un costo promedio de 150 pesos, mientras que en una librería su valor es de 240. Crepúsculo, escrita por Stephenie Meyer, tiene un costo promedio de 120 pesos en el Tianguis Cultural, mientras que en las librerías establecidas su cuantía es de 230 pesos.

En ese lugar, los libros de la saga de Harry Potter, de J.K. Rowling, presentan el mismo costo promedio que en las librerías.

En el tianguis conocido como “El Baratillo”, que se pone los domingos a lo largo de las calles 36 y 38 así como a sus alrededores, la lista de precios parece no variar respecto al Tianguis Cultural. Recorriendo su amplia extensión, esta casa editorial pudo constatar que la venta de libros no es precisamente la actividad comercial más popular de ese lugar y menos tratándose de ejemplares nuevos.

Sin embargo, un comerciante de libros ubicado sobre la calle Chimborazo esquina con la calle 40, asegura poder conseguir los tomos 1 y 2 de Harry Potter en 50 pesos, es decir, alrededor de una tercera parte de su costo promedio en librerías. No obstante, aclara, ese precio está condicionado a la compra más de 100 ejemplares: “200 ó 300, los que me pidas”.

Al ser interrogado sobre la razón del bajo costo de sus libros en relación con su precio en los negocios establecidos, dijo existir un acuerdo entre las casas editoriales con los distribuidores de su tipo, “para llevar la cultura a toda la población” ofreciendo su producto a un menor costo. Señaló también que los libros que oferta no tienen ningún defecto de fabricación, y ser idénticos a cualquier otro ejemplar.

En esa misma calle, otro comerciante de libros usados y nuevos quedó sorprendido del costo de los libros de Harry Potter que ofrecía la competencia puestos atrás: “50 pesos, a eso no los conseguimos ni nosotros. De seguro son piratas, hace como dos meses parece que había muchos por aquí”.

“Si están más baratos quién sabe de dónde los saque, pero luego, luego uno se da cuenta de que son piratas. También luego uno se quema con los clientes si vende eso porque algunos salen con hojas sin imprimir o todos chuecos”, agrega el librero.    
    
Cabe destacar que durante dicho recorrido no fue posible distinguir alguna diferencia palpable o visible entre los libros consultados dentro del Tianguis Cultural y “El Baratillo”, y los libros que fueron consultados en las librerías establecidas.
         

Libros más pirateados, según la Caniem

·    ¿Quién se llevó mi queso?, de Spencer Johnson
·    Crónicas malditas, de Olga Wornat
·    Dios mío, hazme viuda por favor, de Josefina Vázquez Mota.
·    Caballo de Troya, de Juan José Benítez
·    El caballero de la armadura oxidada, de Robert Fisher
·    Libros de Paulo Coelho, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez


La pena

El Código Penal Federal establece de tres a 10 años de prisión y una multa que va de los 100 mil hasta el millón de pesos por producir, reproducir o distribuir obra protegida por los derechos de autor.

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / ALZL
Ene-24 02:16 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Una fotografía dice más que mil palabras

  • El trabajo de los finalistas fue expuesto en Galería Chapultepec

Este domingo se realizó la premiación del Concurso Fotográfico 'Rostros y Rincones Tapatíos'

GUADALAJARA, JALISCO (30/ABR/2017).- “El Informador vive de las imágenes, una imagen dice más de mil palabras”, comentó Carlos Álvarez del Castillo en la ceremonia de premiación del Concurso Fotográfico 'Rostros y Rincones Tapatíos'. La actividad es parte del festejo por los cien años del periódico: se convocó a habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara a participar con una fotografía que reflejara la identidad tapatía en sus rostros y rincones.

José Diego Díaz Molina fue el ganador del primer lugar en la categoría de Rincones, con una fotografía de la plaza de toros Nuevo Progreso de noche y con un toro al centro del ruedo. Mauricio Ruiz Hernández y Roberto Carlos Rosales Flores recibieron segundo y tercer lugar. La categoría de Rostros tuvo a Adrián Fabricio Rivera Navarro como el ganador, con una imagen titulada “Mirada de vida” en la que se ve a un señor de la tercera edad. Ricardo Franco Gómez obtuvo el segundo puesto y José Alberto Lomelí Sáinz el tercero.

El jurado estuvo conformado por los fotógrafos José Hernández-Claire y Ricardo Guzmán, además del artista plástico y músico Fernando Sandoval. Fernando representó al jurado en la premiación: elogió a los jóvenes talentos que respondieron a la convocatoria. En la sesión se entregó también el reconocimiento a los otros fotógrafos finalistas, cuya obra fue expuesta en Galería Chapultepec.

Un jurado más fue el público, con una votación abierta en ambas categorías: Jesús Martínez Moreno fue reconocido por su imagen “Así crecí”, con niños jugando, mientras que Isabel Huerta Cárdenas ganó en la categoría de Rincones con “Como tantos”, con un puesto de tacos por la noche.

El premio para los dos primeros lugares fue una cámara fotográfica, cortesía de Laboratorios Julio: los segundos lugares se llevaron un vale de Volaris por cinco mil pesos; los terceros un hospedaje en un hotel en Puerto Vallarta.

La sede de la ceremonia fue la Fundación J. Álvarez del Castillo, fundada para promover la cultura. Actualmente es sede de Jalisco Filatélico, que convoca a los apasionados por los timbres postales. En el lugar Jaime Álvarez del Castillo ha instalado también un centro de aprendizaje de trabajos prácticos para las personas con debilidad visual, comentó Carlos Álvarez del Castillo.

EL INFORMADOR / JORGE PÉREZ


CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / ALST
Hoy 18:50 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Libros infantiles, sector editorial más exitoso

La literatura infantil se ubica arriba de la literatura y la ficción, incluso en producción. EL INFORMADOR / ARCHIVO

  • Diferentes sellos publican en promedio 100 títulos nuevos cada año

Este género que da solidez a la industria representa 12.7 por ciento de sus ventas

CIUDAD DE MÉXICO (30/ABR/2017).- En México, 12.7% de los 308 millones de ejemplares que produce la industria editorial —según la cifra más reciente registrada por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem)— son ediciones infantiles, juveniles y de corte didáctico. Este género dirigido a niños y jóvenes mexicanos representa ventas superiores a los 983 millones 75 mil 49 pesos y es el sector que le aporta solidez al mercado del libro mexicano.

Los libros infantiles, juveniles y didácticos superan la literatura y la ficción en producción y ventas. Es una temática que sólo está por debajo de la producción de libros de texto para educación básica, y los libros para la enseñanza del inglés, que ocupan el primer y segundo lugar en la facturación de la industria editorial en México, y que en su mayor parte son vendidos al Estado mexicano, colegios privados y en el mercado abierto.

En el marco del Día del Niño, editores de obras infantiles y juveniles confirman que se trata del sector más exitoso en ventas directas en librerías y ferias de libros, reconocen que las editoriales se han tenido que adecuar al comportamiento lector y aseguran que aun cuando los programas de Bibliotecas de Aula y de Bibliotecas Escolares han sido fundamentales para el incremento de su producción y venta, hoy los buenos resultados en su facturación responden a que los niños y jóvenes son buenos lectores.

“La literatura infantil en México goza de excelente salud. Es un género muy fuerte no sólo porque los libros están disponibles en librerías y ferias, sino porque ha habido un esfuerzo muy importante, de instituciones y sociedad civil por promover la lectura a través de programas como los Libros del Rincón de la SEP, las Salas de Lectura, los Libroclubes, las iniciativas de IBBY México; y está el trabajo en los estados de asociaciones, como el Consejo Puebla de Lectura o la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca”, asegura Socorro Venegas, subgerente de obras para niños y jóvenes del Fondo de Cultura Económica.

La editora señala que en el Fondo, en promedio, entre 30% y 35% de su producción anual es de libros para niños y jóvenes, y que eso ha desarrollado grupos de escritores e ilustradores que trabajan proyectos ricos, creativos e interesantes.

Por su parte, Cecilia Barragán, editora de proyectos especiales de la División Infantil y Juvenil del grupo Penguin Random House, dice que es tan importante el momento que vive México en este tema, que ellos en sus diferentes sellos publican en promedio 100 títulos nuevos cada año.

“Siempre nuestra apuesta es de cara a los contenidos que están dirigidos a los niños desde primaria, en los primeros grados y algunos en preescolar, hasta adolescentes. Es una apuesta importante para la editorial la literatura infantil y juvenil, y crecemos cada vez más en cuanto al número de títulos que abarcamos”, señala Barragán.

Es tan buen negocio que Ediciones Larousse también reforzará su trabajo para este sector de lectores. Graciela Iniestra, editora de Niños, dice que a la colección de literatura clásica ilustrada sumarán en breve títulos de autores contemporáneos que tendrán lista a final del año.

Los números no mienten. Según los “Indicadores del sector editorial privado en México 2015”, que es el más reciente estudio realizado por la Caniem, la venta de libros infantiles, juveniles y didácticos en México representa cerca de 10% de la facturación total de la industria, que son los 983 millones 75 mil 49 pesos.

Carlos Anaya Rosique, presidente de la Caniem, asegura que es el rubro que más ha estado creciendo en los últimos años y apuestan por él porque es la etapa donde se genera el hábito de la lectura. “Nosotros seguiremos insistiendo en la necesidad de que se amplíen los presupuestos para que pueda llevarse más literatura y divulgación científica a los niños y a los jóvenes en las escuelas públicas”, señala Anaya Rosique.

En ese sentido, Socorro Venegas dice que trabajan con la SEP el programa piloto “El Fondo visita tu escuela”, gracias al cual “escritores, ilustradores y narradores visitarán escuelas de la CDMX para promover la lectura y la escritura. Y también estamos contribuyendo a enriquecer la formación de docentes a través de nuestra colección ‘Espacios para la Lectura’ y el seminario ‘Lecturas, lectores y bibliotecas en el siglo XXI’, organizado también con la SEP”.

Irma Ibarra, editora de Infantil y Juvenil de SM Ediciones, asegura que pese a todo, aquí se junta la buena noticia con la mala. “La buena noticia para los que nos dedicamos a libros de niños y jóvenes es que es la etapa en la que más se lee. En un mexicano promedio la etapa más lectora de su vida va a ser durante la educación básica, después se viene un declive que ya en la mayoría de los casos no se retoma”.

Aunque es un sector fuerte en México y los libros infantiles, juveniles y didácticos son grandes competidores a nivel mundial, cada año al menos una editorial mexicana es premiada en la Feria del Libro de Bolonia, y los editores privados apuestan porque el Estado mexicano reactive sus programas de Bibliotecas de Aula y Escolares.

“Esperamos que se fortalezcan esos programas porque los presupuestos han caído, de tener alrededor de 500 millones de pesos de inversión por año, el gobierno mexicano ha bajado a 50 y hasta 40 millones de pesos. Uno de los problemas es que no esa parte del presupuesto regularizable, entonces logran mantenerlos con ahorros presupuestales”, señala Anaya Rosique.

Lo que se han modificado son los comportamientos lectores.

Irma Ibarra dice que han cambiado las maneras de exigir lo que quieren leer y cómo lo quieren leer, comparten y opinan acerca de lo que leen, lo que antes no sucedía, no es que haya cambiado la necesidad sino que ahora son lectores más exigentes”.

Han cambiado también las formas de allegarse de lecturas y promoverlas a través de los booktubers, de redes sociales como Goodreads, “una red social exclusiva para lectores que ha sido un mecanismo de comunicación muy fuerte, es una especie de Facebook donde se pueden encontrar reseñas, contacto con autores”, dice Barragán.

Sí se han transformado las prácticas lectoras y hábitos de consumo. “Los libros de consulta o de corte académico tienen mayor aceptación en su formato electrónico, pero no pasa eso con los libros para niños”, concluye Socorro Venegas.


CRÉDITOS:

SUN / AJBR
Hoy 19:53 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Nuevos hallazgos en antigua ciudad fundada por Herodes

Nuevos hallazgos en antigua ciudad fundada por Herodes

Despiden a un árbol de 600 años en EU

Despiden a un árbol de 600 años en EU

Recrean la antigua Roma

Recrean la antigua Roma

Descubren momias en tumba faraónica de Egipto

Descubren momias en tumba faraónica de Egipto

Roban la mayor moneda de oro del mundo

Roban la mayor moneda de oro del mundo

Inicia exhibición de autos de colección

Inicia exhibición de autos de colección

Figuras de comunistas atraen por su hiperrealismo

Figuras de comunistas atraen por su hiperrealismo

Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

Las Fallas, un ardiente Patrimonio de la Humanidad

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

El fotógrafo de 'La niña del napalm' se retira

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Hallan estatuas de faraones en barrio de El Cairo

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Banksy abre hotel frente a muro israelí en Cisjordania

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Río de Janeiro vibra en el carnaval

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Las vistosas máscaras de San Martín Tilcajete

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Tres españoles ganan el premio Pritzker

Sao Paulo vive su carnaval

Sao Paulo vive su carnaval

Venecia se viste de carnaval

Venecia se viste de carnaval

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Muere Dick Bruna, creador de la conejita 'Miffy'

Los ganadores del World Press Photo 2017

Los ganadores del World Press Photo 2017

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Esculturas de hielo atraen a millones a ciudad japonesa

Zona Maco despliega su arte en México

Zona Maco despliega su arte en México

Síguenos en redes sociales

  • Una fotografía dice más que mil palabras
  • Libros infantiles, sector editorial más exitoso