Guadalajara, Jalisco

Jueves, 30 de Junio de 2016

Actualizado: Hoy 19:48 hrs

28°

Síguenos:

Libros piratas, dos de cada 10

Síguenos en:

En Guadalajara, la venta de libros apócrifos no es un práctica regular. S. NÚÑEZ

  • México encabeza en América Latina la venta de obras apócrifas

La industria editorial tiene pérdidas por más de mil 250 millones de pesos

GUADALAJARA,JALISCO.- De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), al menos dos de cada 10 libros que se ofrecen en el mercado mexicano son apócrifos, por lo que el daño económico ocasionado a los impresores legales es de mil 250 millones de pesos, es decir, 10% del valor de la producción anual del ramo.

Además, una investigación del Grupo Interamericano de Editores (GIE) revela que México encabeza la lista entre los países de América Latina, con la más alta circulación de publicaciones piratas. El grupo estima que la venta anual de libros apócrifos en el territorio nacional llega a los 10 millones de ejemplares, por los que los autores dejan de ganar 110 millones de pesos (MDP) cada año.

Un libro pirata es una reproducción no autorizada de una obra protegida por la Ley de Derechos de Autor. Producir, reproducir o distribuir estos productos es un delito castigado con cárcel y con una multa que puede ir desde los 100 mil pesos hasta un millón. 

Según algunos puntos sobre la piratería editorial en México, de José Ángel Quintanilla, ex presidente de la Caniem, hace algunos años el tema de la piratería editorial en nuestro país, y en general en América Latina, era más un efecto de la falta de distribución de algunos libros, que de la reproducción casi ilimitada que la tecnología ha puesto al alcance de todos: “Se encontraban, aquí y allá, reproducciones no autorizadas que se producían para ‘no dejar a los alumnos sin los libros, que son imposibles de conseguir’, según la disculpa que se esgrimía, cuando el editor reclamaba sus derechos”.

“Normalmente, se conseguía una compensación económica sin mayores problemas, y el asunto quedaba resuelto. La calidad de la reproducción era baja, y la diferencia con el original era notable, lo que limitaba también su difusión y facilitaba su identificación”.

Con el paso de los años, explica, gracias a los adelantos tecnológicos, así como a la pérdida de empleos en la economía según algunos investigadores, el acceso a máquinas más simples en su operación, pero mucho más capaces en su desempeño, han hecho que la reproducción sea ahora casi “un juego de niños”.

“El problema no sería tan grave si quedara ahí, pero se complica cuando se reconoce que aquellos que reproducen de manera no autorizada los libros, e inclusive revistas de manualidades y otros temas que no son de rápida desactualización, intervienen también en la reproducción de otros productos protegidos por la Ley Federal del Derecho de Autor, como música o películas, y también en aquellos protegidos por la legislación relacionada con marcas y derechos, conformando carteles o mafias difíciles de combatir y que incrementan la inseguridad pública”, aúna José Ángel Quintanilla.

De acuerdo con la Caniem, los libros más reproducidos en forma ilegal son ¿Quién se llevó mi queso?, de Spencer Johnson; Crónicas malditas, de la periodista Olga Wornat; Dios mío, hazme viuda por favor, de la diputada federal Josefina Vázquez Mota; los ocho títulos de la serie Caballo de Troya, del investigador español Juan José Benítez; El caballero de la armadura oxidada, de Robert Fisher; así como los libros de autores como Paulo Coelho, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez.

Otros libros que son muy demandados en el mercado ilegal son Ángeles y Demonios y El Código Da Vinci, de Dan Brown; Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach; El Principito, del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry; El Diario de Ana Frank, de la autora del mismo nombre; y El llano en llamas, del literato jalisciense Juan Rulfo.

Por otra parte, los libros apócrifos que son más comunes de encontrar durante los decomisos realizados por la Procuraduría General de la República (PGR) son Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus, de John Gray; Harry Potter, de J.K. Rowling; Las crónicas de Narnia, de C.S. Lewis; Dios mío, hazme viuda por favor, de Josefina Vázquez Mota; Quiúbole, de Gaby Vargas y Yordi Rosado; La reina del sur, de Arturo Pérez Reverte; Delirio, de Laura Restrepo; Un grito desesperado, Juventud en éxtasis, Fortaleza digital y Sangre de campeón, de Carlos Cuauhtémoc Sánchez; Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez; Aura, de Carlos Fuentes; Toda Mafalda, de Quino; Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda; así como El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien.

Descargas ilícitas en Internet

Según el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los derechos de Autor (Cempro), la piratería en internet se lleva a cabo de diversas maneras. En una de éstas se utiliza la red como una tienda virtual. El comprador paga en el banco para posteriormente recibir un ejemplar físico que fue reproducido ilegalmente.

Otra forma es a través de un pago de transferencia bancaria, donde el comprador recibe por correo ordinario o paquetería, algún dispositivo (disco compacto, DVD) que contiene la obra almacenada de manera ilegal, o se le hace llegar una clave de acceso que permite entrar a un archivo que contiene el libro digitalizado.

De acuerdo con el Cempro, en México la piratería de libros por internet ha registrado un crecimiento del 20%; de cada 10 libros que se venden en la red, dos son piratas, igual que en la venta regular.


Pocos casos de publicaciones ilegales en Guadalajara

Según Macario, comerciante dedicado a la compra-venta de libros desde hace más de 30 años en Guadalajara, la venta de libros apócrifos no es una práctica regular en nuestra ciudad, además, debido a la similitud entre libros legales y piratas, ésta práctica es difícil de detectar: “Yo creo que sí debe haber (venta de libros apócrifos), pero si para alguien que tiene tiempo vendiendo a veces es difícil detectarlos, para el común de la gente pues no, no se dan cuenta”. 

“Todavía en los discos es más fácil detectarlo porque hasta el color del disco varía o cambia del original, pero papel pirata no existe, entonces el papel es original, lo que pudiera ser pirata en todo caso es que no pagan derechos o impuestos, no sé, eso podría ser la piratería pero todo lo demás, los implementos son originales, tintas, papeles”.  

Para Sayri Karp Mitastein, directora de la editorial universitaria de la Universidad de Guadalajara (UdeG), otra forma de piratería de libros es la que sucede alrededor de algunas escuelas preparatorias, donde prolifera la venta de guías de estudio, que son fotocopias de las guías originales: “y eso también es una manera de piratería, porque están haciendo un uso lucrativo con esas fotocopias”.

“Otra manera en la que nosotros hemos visto la piratería es que de repente han surgido pequeñas editoriales que copian parte o casi todo el contenido de ciertas guías o la manera en que éstas están hechas, las ponen en otra presentación y también las venden”, abunda la directora.      

Durante un recorrido por algunos lugares donde es conocida la venta de libros apócrifos, se pudo constatar que el precio de algunos títulos que según la Caniem son objeto frecuente de piratería, es de casi 50% por debajo del precio encontrado en algunas librerías establecidas.

En algunos puestos del Tianguis Cultural que se pone los sábados frente al Parque Agua Azul, la novela Cien años de soledad, del Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, tiene un costo promedio de 120 pesos, mientras que esa misma edición tiene un precio promedio de 250 pesos en las librerías establecidas.

El cartel de los sapos, de Andrés López López, tiene un costo promedio de 230 pesos, mientras que en dicho tianguis, es de 150. En ese lugar la novela Azteca, de Gary Jennings, tiene un costo promedio de 150 pesos, mientras que en una librería su valor es de 240. Crepúsculo, escrita por Stephenie Meyer, tiene un costo promedio de 120 pesos en el Tianguis Cultural, mientras que en las librerías establecidas su cuantía es de 230 pesos.

En ese lugar, los libros de la saga de Harry Potter, de J.K. Rowling, presentan el mismo costo promedio que en las librerías.

En el tianguis conocido como “El Baratillo”, que se pone los domingos a lo largo de las calles 36 y 38 así como a sus alrededores, la lista de precios parece no variar respecto al Tianguis Cultural. Recorriendo su amplia extensión, esta casa editorial pudo constatar que la venta de libros no es precisamente la actividad comercial más popular de ese lugar y menos tratándose de ejemplares nuevos.

Sin embargo, un comerciante de libros ubicado sobre la calle Chimborazo esquina con la calle 40, asegura poder conseguir los tomos 1 y 2 de Harry Potter en 50 pesos, es decir, alrededor de una tercera parte de su costo promedio en librerías. No obstante, aclara, ese precio está condicionado a la compra más de 100 ejemplares: “200 ó 300, los que me pidas”.

Al ser interrogado sobre la razón del bajo costo de sus libros en relación con su precio en los negocios establecidos, dijo existir un acuerdo entre las casas editoriales con los distribuidores de su tipo, “para llevar la cultura a toda la población” ofreciendo su producto a un menor costo. Señaló también que los libros que oferta no tienen ningún defecto de fabricación, y ser idénticos a cualquier otro ejemplar.

En esa misma calle, otro comerciante de libros usados y nuevos quedó sorprendido del costo de los libros de Harry Potter que ofrecía la competencia puestos atrás: “50 pesos, a eso no los conseguimos ni nosotros. De seguro son piratas, hace como dos meses parece que había muchos por aquí”.

“Si están más baratos quién sabe de dónde los saque, pero luego, luego uno se da cuenta de que son piratas. También luego uno se quema con los clientes si vende eso porque algunos salen con hojas sin imprimir o todos chuecos”, agrega el librero.    
    
Cabe destacar que durante dicho recorrido no fue posible distinguir alguna diferencia palpable o visible entre los libros consultados dentro del Tianguis Cultural y “El Baratillo”, y los libros que fueron consultados en las librerías establecidas.
         

Libros más pirateados, según la Caniem

·    ¿Quién se llevó mi queso?, de Spencer Johnson
·    Crónicas malditas, de Olga Wornat
·    Dios mío, hazme viuda por favor, de Josefina Vázquez Mota.
·    Caballo de Troya, de Juan José Benítez
·    El caballero de la armadura oxidada, de Robert Fisher
·    Libros de Paulo Coelho, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez


La pena

El Código Penal Federal establece de tres a 10 años de prisión y una multa que va de los 100 mil hasta el millón de pesos por producir, reproducir o distribuir obra protegida por los derechos de autor.

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / ALZL
Ene-24 02:16 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

'El Floridita', el bar cubano que inmortalizó a Hemingway

Síguenos en:
  • El escritor convirtió el lugar en uno de sus favoritos

Ernest Hemingway quedó inmortalizado con una escultura de tamaño natural que recibe a los turistas

LA HABANA, CUNA (30/JUN/2016).- El escritor estadunidense Ernest Hemingway se mantiene sentado junto a la barra de su bar favorito "El Floridita" en La Habana, la capital de la isla mayor de las Antillas.
 
Con un daiquiri por delante, Hemingway quedó inmortalizado con la escultura de tamaño natural que recibe a los turistas que han hecho de este lugar una visita obligada en Cuba.
 
En recuerdo a las muchas horas que el ganador del Premio Nobel de Literatura en 1954 pasó, hasta poco antes de su muerte en 1961, "El Floridita" se ha convertido en uno de los lugares de peregrinaje obligados para los numerosos admiradores de Hemingway.
 
La estatua en bronce fue realizada por el escultor cubano José Villa Soberón basándose en retratos y fotos de Hemingway, quien vivió largas temporadas en Cuba durante más de dos décadas hasta el año anterior al de su suicidio, en 1961, en su casa de Idaho.
 
Por el bar que abrió hace casi 200 años, han desfilado varias generaciones de cubanos y extranjeros que visitan La Habana.
 
La mayoría para apreciar y constatar aquello que le encontró el célebre escritor norteamericano que tantas horas pasó sentado en su barra, escuchando a los asiduos del lugar o dándole forma a algunas de las historias que convirtió en novelas.
 
Según coinciden historiadores, Hemingway conoció el bar en 1932 cuando le sirvieron por primera vez un daiquirí especial transformado a su gusto como el Papa´s trago, que desde ese momento se volvió su bebida favorita.
 
"El Floridita" abrió sus puertas en el año de 1817 con el nombre de "La piña de plata", y con 199 años de historia conserva el prestigio de la empresa "Palmares" que conserva su decoración al estilo Regency, que estrenó en los años 50.
 
Con numerosos reconocimientos mundiales, como el del Rey del Daiquirí, el popular "Floridita" tiene una rica historia que guarda entrañables anécdotas de La Habana.

CRÉDITOS:

NTX / JMMO
Hoy 01:48 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Sergio Pitol invita a leer de otro modo: Juan Villoro

Síguenos en:
  • El intelectual disertó sobre la novela El desfile del amor

En el cierre de un ciclo de obras mexicanas comenzado la pasada semana, Villoro desarmó por piezas la obra de Pitol, cuya trayectoria como traductor destacó

CIUDAD DE MÉXICO (30/JUN/2016).- El escritor mexicano Juan Villoro aseguró hoy en el Colegio Nacional de la ciudad de México que la gran apuesta de Sergio Pitol como novelista está relacionada con que permite a sus lectores leer de otra manera.

"Su inconmensurable hazaña literaria tiene que ver con el arte de leer de otro modo", dijo Villoro en una disertación sobre el autor a partir de una de sus novelas más importantes, "El desfile del amor".

En el cierre de un ciclo de novelas mexicanas comenzado la pasada semana, Villoro desarmó por piezas la obra de Pitol y se refirió a su trayectoria como traductor de casi un centenar de novelas en inglés, ruso, polaco, francés e italiano y a la experiencia del intelectual como una especie de viajero eterno.

"Fue el gran aventurero de las culturas y las lenguas", dijo el miembro del Colegio Nacional que se refirió a momentos de la vida del Premio Cervantes de 2005, como cuando vivió en China como traductor de documentos de propaganda y en Barcelona, desde donde a veces se embarcaba en buques cargueros para tener una oficina en altamar y trabajar en sus escritos.

Después de referirse a los cuentos de Pitol, el ponente se detuvo en varias novelas del escritor de 83 años y enfatizó en "El desfile del amor", ganadora del premio Herralde del año 1984.

Villoro dijo que la literatura de Pitol es de la escucha, en la que un personaje dice algo y el que lo oye no necesariamente capta lo mismo, lo cual sucede en la novela analizada hoy, en la que el protagonista, un historiador, hace varias entrevistas y debe traducir las ideas.

"Toda su obra reflexiona sobre cómo interpretar los lenguajes", agregó.

Sergio Pitol es miembro de la generación del boom latinoamericano, que encabezaron el colombiano Gabriel García Márquez y el peruano Mario Vargas Llosa, y a los 83 años es uno de los escritores  vivos más importantes de la literatura mexicana.

Villoro aceptó que al leer a Pitol le viene a la mente una reflexión que Schiller le hizo a Goethe, a quien le dijo que uno de los objetivos del escritor es transformar los conceptos en intuiciones, en una especie de retroceso.

"Balzac decía que la novela es la vida secreta de las naciones y justamente en eso ahonda Sergio Pitol, en la vida secreta de quienes no quieren decir nada; así los explora y denuncia", concluyó.

Antes de la conferencia de hoy, Juan Villoro disertó la pasada semana sobre "La sombra del caudillo", de Martín Luis Guzmán, y acerca de "Pedro Páramo", de Juan Rulfo, y  presentó una exposición acerca de Jorge Ibargüengoitia, a partir de "Los relámpagos de agosto".

CRÉDITOS:

EFE / JMMO
Hoy 01:29 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

Modernizarse, un reto para el ballet clásico

Síguenos en:

Isaac Hernández. El prodigio del ballet clásico presentará el 30 de julio en el Auditorio Telmex el show de “Despertares”. EL INFORMADOR / F. Atilano

  • Entrevista con el bailarín Isaac Hernández

Con los pies en la tierra y con un proyecto que le permite retornar todo lo aprendido en otras culturas y escenarios es como regresa el tapatío a México

GUADALAJARA, JALISCO (30/JUN/2016).- Hablar de la perfección de sus giros sobre el escenario no lo es todo para Isaac Hernández, el bailarín tapatío de ballet clásico que hace un par de días se convirtió en el primer mexicano en instalarse en la Ópera de París. Su nombre está grabado y es una odisea histórica que ha logrado con tan sólo 26 años de edad.

Para Isaac, el mejoramiento del ballet y su inclusión social son temas de prioridad que lo motivan a impulsar propuestas como “Despertares”, puesta escénica que este 30 de julio se albergará en el Auditorio Telmex, para demostrar por qué el ballet tiene todo el potencial para modernizar la infraestructura cultural de todo un país, para que el público de cualquier ciudad sepa que el ballet es más cercano y no sólo un espectáculo para unos cuantos.

 “ ‘Despertares’ nos acerca a un público totalmente diferente. Hace dos años lo presenté en el Auditorio Nacional y me di cuenta que de las ocho mil personas que fueron, la mayoría eran jóvenes menores de 28 años, eso me llenó de emoción, me dice que vamos por buen camino, quiero regresar a esa costumbre de que los jóvenes busquen entretenimiento en el teatro”.

Romper con los clichés del ballet es otro objetivo que Isaac Hernández ha postulado en sus metas, pues llegar a recintos internacionales como el Auditorio Nacional y el Telmex le representan un reto al saber que este tipo de espacios no son los habituales para el público cercano a esta disciplina y mucho menos, para quienes están distantes de esta manifestación artística.

“Entendí que esto puede ser difícil, ganar a un público que no está acostumbrado a ver a este tipo de espectáculos en sus carteleras, sé que vale la pena. Me dio miedo la primera vez que pisé el Auditorio Telmex al ver la magnitud del escenario. Cuando voy a la Ciudad de México hay mucha gente preguntando cuándo regreso, antes eso era imposible ver ese deseo del público”.

Hermandad empresarial, una prioridad

Aunque la idea es que “Despertares” recorra todos los rincones de México y extranjero —con apoyo de CONACULTA—, Isaac reconoce que la economía del país es una de las principales complicaciones para que este show camine por sí solo, sumando que el incremento del dólar sobre el peso mexicano también interfiere con fuerza, es por ello que vincular al ballet a la iniciativa privada es una idea que considera puede brindar un nuevo respiro a la compañías que sólo están ligadas al apoyo gubernamental.

“Lo que me ha llamado más la atención de Londres en este último año, es la cantidad de cooperación que hay entre la iniciativa privada y los artistas, eso también se replica en Holanda y Nueva York, las compañías no sólo dependen de las instituciones gubernamentales, que a su vez incitan a las empresas para que apoyen proyectos culturales, eso me gustaría ver más en México”.

Isaac puntualiza que estos puntos de unión ha permitido que el ballet se globalice logrando que las compañías salgan a la búsqueda de talentos extranjeros y que a su vez, brinden una mayor identidad cultural a cada país, a pesar de que en esta disciplina existe un solo lenguaje sobre el escenario: el movimiento.

“Las compañías quieren ofrecerle cosas diferentes al público y a los bailarines, que se vean otros estilos, técnicas. Hay que entender que hay ballet más allá de un solo escenario o ciudad. Si queremos que el ballet sobreviva es indispensable modernizarnos, eso lo hace el Ballet Nacional de Inglaterra, uno de los principales proyectos de las próximas temporadas es renovar ‘Giselle’, con la misma historia pero mostrarla diferente, se está modernizando el lenguaje y el actuar sobre el escenario”.

Neutralidad como éxito

Llevar en su nombre títulos como el “niño prodigio” es algo que agradece Isaac Hernández, pero a la vez considera que las críticas positivas pueden llegar a convertirse en un martirio si no se toman con neutralidad y responsabilidad, pues detrás de cada aplauso y elogio hay responsabilidad: “La palabra éxito no tiene mucho peso para mí, lo relaciono con la felicidad de poder hacer lo que me gusta profesionalmente, ver mis sueños cumplidos. Las críticas positivas son muy peligrosas, corres el riesgo de que te cieguen hasta cierto punto. A todos nos gusta hasta cierto punto la aprobación de los otros, he desarrollado una consciencia que me permite entender todo lo que me llega, para ser honesto conmigo, saber cuándo hago las cosas bien y mal”.

Bajo esta filosofía es como Isaac Hernández se visualiza regresando a México, con los pies en la tierra y con un proyecto que le permita retornar todo lo aprendido en otras culturas y escenarios.

“Regresar a México es una de mis grandes metas, pero todavía no termino de crecer en Europa, hay muchos coreógrafos con los que me gustaría trabajar. Quiero tomar todo eso que he aprendido y vincularlo con México. Si vengo a México no quiero que todo ese trabajo sea desperdiciado, quiero que mi ballet tenga un impacto en la sociedad, que ayude a mejorar al país”.

LA FRASE

“En los jóvenes está el futuro, son la supervivencia del ballet”.

Isaac Hernández, bailarín.

CRÉDITOS:

EL INFORMADOR / JMMO
Hoy 00:07 hrs

EL INFORMADOR valora la expresión libre de los usuarios en el sitio web y redes sociales del medio, pero aclara que la responsabilidad de los comentarios se atribuye a cada autor, al tiempo que exhorta a una comunicación respetuosa.

En caso de considerar que algún comentario no debería mostrarse por ofender a otras personas, instituciones, o ir contra la Ley, cualquier lector puede denunciarlo utilizando el botón de a la derecha de cada comentario.

PARA MOSTRAR LOS COMENTARIOS DE ESTA NOTA PULSA EN ESTE AVISO

:: Multimedia

Fotogalerías
IzquierdaDerecha
Recrean la Capilla Sixtina a tamaño real en Ciudad de México

Recrean la Capilla Sixtina a tamaño real en Ciudad de México

La ciudad de Sidney se llena de luces

La ciudad de Sidney se llena de luces

Bienal de Venecia mira a arquitectura 'que mejora calidad de vida'

Bienal de Venecia mira a arquitectura 'que mejora calidad de vida'

Hallan restos prehispánicos en Xochimilco

Hallan restos prehispánicos en Xochimilco

Descubren cargamento de mil 600 años en mar de Israel

Descubren cargamento de mil 600 años en mar de Israel

Mural de Orozco en Paraninfo, con daños tras sismo

Mural de Orozco en Paraninfo, con daños tras sismo

Carrozas de la corte francesa estrenan espacio en Versalles

Carrozas de la corte francesa estrenan espacio en Versalles

Muestran documentos inéditos de Frida Kahlo y Diego Rivera

Muestran documentos inéditos de Frida Kahlo y Diego Rivera

Descubren centro cósmico en Teotihuacán

Descubren centro cósmico en Teotihuacán

Entierran de nuevo a Pablo Neruda en Isla Negra

Entierran de nuevo a Pablo Neruda en Isla Negra

Tapatíos celebran al libro con lectura de Frankenstein

Tapatíos celebran al libro con lectura de Frankenstein

Fernando del Paso recibe el Premio Cervantes

Fernando del Paso recibe el Premio Cervantes

El arte cobra vida en museo 3D mexicano

El arte cobra vida en museo 3D mexicano

Transforman con arte un 'barrio bravo' de Puebla

Transforman con arte un 'barrio bravo' de Puebla

Se divierten con papalotes en Washington

Se divierten con papalotes en Washington

Así luce una antigua ciudad de Siria tras ser abandonada por yihadistas

Así luce una antigua ciudad de Siria tras ser abandonada por yihadistas

La herencia de Zaha Hadid para el mundo

La herencia de Zaha Hadid para el mundo

Muestran sitio arqueológico de Palmira tras recaptura

Muestran sitio arqueológico de Palmira tras recaptura

Reciben la primavera y se cargan de energía

Reciben la primavera y se cargan de energía

Se tiñen de verde para festejos de San Patricio

Se tiñen de verde para festejos de San Patricio

  • 'El Floridita', el bar cubano que inmortalizó a Hemingway
  • Sergio Pitol invita a leer de otro modo: Juan Villoro
  • Modernizarse, un reto para el ballet clásico